Preguntas

¿Qué tratamientos se necesitan para cada tipo de vértigo?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 25 de junio de 2019

2 minutos

Tras determinar la causa, hay opciones diferentes que implican fármacos, maniobras o cirugía

Qué tratamientos se necesitan para cada tipo de vértigo

El origen de la aparición de los vértigos puede deberse a muchas causas. Es por ello que antes de indicar un tratamiento específico el diagnóstico previo junto a las pruebas pertinentes es vital. Para ello será necesario hacer distintos tipos de exploraciones otorrinolaringológicas entre las que se incluye también un examen neurológico.

Una vez que se determina la causa, el abordaje varía en función de la misma. La variedad de fármacos para abordar este trastorno es muy amplia.

Tipos de tratamientos

De forma genérica, se usan diuréticos que buscan eliminar agua acumulado en el oído interno y así mejorar la sensación de vértigo. Por otro lado, está la betahistina, que tiene como objetivo aumentar la circulación en el oído interno, mejorando el recambio de líquido, y reducir la alteración de las neuronas vestibulares (el sistema vestibular está dentro de esta parte del oído y tiene relación con el equilibrio).

Existen más alternativas para tratar los vértigos como el uso de antagonistas del calcio o la trimetazidina, que protege a las células frente a agentes tóxicos locales, explican desde la Clínica Universidad de Navarra (@ClinicaNavarra).

Otros fármacos que se suelen usar son dimenhidrinato, meclizina y sedantes como el diazepam (Valium). Y en el caso de que haya demasiada agua o líquidos en el cuerpo que aumenten la presión de líquido en el oído interno, se puede indicar una dieta baja en sal.

vértigos

Vértigo postural paroxístico benigno

En el caso de sufrir vértigo postural paroxístico benigno, las manifestaciones pueden ser temporales y prolongarse durante un tiempo limitado, e incluso desaparecer en unos meses. En estas situaciones, lo más normal es recomendar una serie de movimientos que se engloban dentro de lo que se denomina “maniobra de reposicionamiento canicular”.

A través de esta se trabajará con la cabeza para posicionarla por medio de maniobras sencillas y lentas. Lo que se busca con esta técnica es que las partículas que hay en los canales que contienen líquido en el oído interno se desplacen al vestíbulo, una especie de bolsa donde dichas sustancias no molestan y se absorben con rapidez.

Como otra posibilidad está también la opción quirúrgica. Existen varios métodos y el médico es el que nos ha de indicar qué procedimiento es el más adecuado en nuestro caso. Uno de los que se emplea consiste en la colocación de un tapón óseo que bloquea la parte del oído interno que provoca los vértigos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?