Preguntas

¿Tener más de 65 años es sinónimo de un mayor riesgo de desarrollo de una valvulopatía?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 31 de diciembre de 2019

4 minutos

En España, un 3% de las personas que superan esta edad sufre algún tipo de daño valvular

Valvulopatías a los 65 años

Son datos que recoge la Asociación Española de Portadores de Válvulas Cardiacas y Anticoagulados (@aepovac2011) que explican que la prevalencia de este tipo de patologías aumenta con la edad, señalando que uno de cada ocho adultos mayores de 75 años padece una valvulopatía de moderada a grave.

Como explica la Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon) se denomina valvulopatías al conjunto de enfermedades que pueden afectar a las válvulas cardiacas, las que deben abrirse y cerrarse de forma correcta para permitir el paso de la sangre a las distintas cavidades del corazón en el ciclo cardiaco.

Las válvulas pueden deteriorarse por motivos diversos, desde una infección, hasta un traumatismo, pero también hay que tener en cuenta que el propio envejecimiento biológico y natural es un factor de riesgo. El envejecimiento que sufre la población mundial y en concreto la española, ha hecho que el número de valvulopatías diagnosticadas no hay dejado de incrementarse en los últimos años.

mayor 65 valvulopatías

¿Qué valvulopatías afectan a los mayores de 65 años?

La Asociación Aepovac afirma que en el caso de España el pronóstico se cumple y, efectivamente, cumplidos los 65, el riesgo de daño valvular se incrementa, un dato que médicos y especialistas deben tener muy presente porque se estima que entre un 8% y un 26% de estas valvulopatías acaban siendo responsables de casos de insuficiencia cardiaca.

De todas las valvulopatías posibles, es la estenosis aórtica la más diagnosticada en personas mayores. Esta enfermedad, que según el nivel de gravedad puede tener como consecuencia  un importante deterioro funcional en el adulto, implica que la válvula que permite que la sangre pase del ventrículo izquierdo del corazón a la arteria aorta, para continuar su recorrido por el sistema circulatorio, no se abra correctamente y se produzca un estrechamiento (estenosis) que impide la normal salida.

mayores 65 valvulopatías

Información y concienciación

Es relevante el dato que recoge la encuesta europea Heart Valve Disease Awareness Survey” realizada en 2017 en 11 países, entre ellos España, porque indica que solo para un 7% de las personas encuestadas mayores de 60 años las valvulopatías eran su principal preocupación respecto a su salud. Resulta preocupante teniendo en cuenta el elevado índice de mortalidad que la estenosis aórtica grave puede llegar a presentar.

Infarto, arritmias, taquicardias… son cardiopatías más “familiares”, sobre las que existe una mayor concienciación, pero las valvulopatías, siguen siendo las grandes desconocidas, algo que también recoge la encuesta señalando que solo un 8% de los participantes en el estudio reconocía estar informado y familiarizado con los posibles daños valvulares y sus consecuencias.

65 años valvulopatía ecocardiografía

¿Qué medidas preventivas o tratamientos existen?

La toma de conciencia sobre la importancia del tratamiento precoz de la enfermedad es una prioridad, especialmente teniendo en cuenta que algunas valvulopatías pueden permanecer años sin mostrar síntoma alguno.

Dieta saludable, control de la tensión arterial, práctica habitual de ejercicio moderado... son las medidas preventivas generales para mantener una buena salud cardiovascular que resultan aplicables también a las valvulopatías que, aun así, pueden surgir por el desgaste provocado por el paso del tiempo. En este sentido, las revisiones periódicas con el cardiólogo y el imprescindible comentario al especialista respecto a cualquier síntoma anómalo que se haya podido experimentar (dolor u opresión en el pecho, fatiga, palpitaciones...) son dos medidas básicas. Prestar atención a esos signos que avisan de que algo no va bien y consultarlos con el médico (algo que según la citada encuesta deja de hacer un porcentaje elevado de personas mayores, especialmente cumplidos los 80 años) es esencial para mantener la propia salud.

La sospecha de una valvulopatía, como es la estenosis aórtica, puede surgir en una revisión rutinaria, con algo tan sencillo como la auscultación por medio del fonendoscopio en Atención Primaria. Este "antiguo" instrumento, comparado con las tecnologías más innovadores, puede permitir al médico escuchar ese sonido que avisa de mal funcionamiento valvular, y que comúnmente llamamos “soplo” en el corazón. Confirmar la patología requerirá pruebas posteriores, entre ellas las innovadoras ecocardiografías o un cateterismo cardiaco, pruebas que permiten ver con claridad los posibles daños que presente el órgano vital.

En cuanto a los tratamientos, será el nivel de gravedad de la estenosis que presente la válvula aorta lo que determine cuál puede resultar más adecuado. Los expertos señalan que algunas valvulopatías pueden mejorar con fármacos específicos (generalmente similares a los administrados para tratar la insuficiencia cardiaca), pero en numerosas ocasiones es necesario reparar o sustituir esa válvula dañada mediante cirugía.

Dependiendo de la válvula afectada, puede que sea posible recurrir al método quirúrgico percutáneo, que permite realizar incisiones más pequeñas resultando menos invasivo, aunque cuando se trata de una válvula aorta gravemente dañada es frecuente recurrir a su sustitución, cambiándola por una válvula mecánica o bien biológica. Aunque la tendencia en Europa es un mayor predominio de estas últimas, en España sigue recurriéndose, en un elevado porcentaje, a la implantación de prótesis mecánicas, que tienen una vida útil de unos 20 – 30 años.

0

No hay comentarios ¿Te animas?