Salud

Saltan las alarmas: los casos de personas con gota no dejan de crecer

Ignacio Casanueva

Miércoles 14 de octubre de 2020

2 minutos

Saltan las alarmas: los casos de personas con gota no dejan de crecer

Pensar en la gota nos puede llevar a pensar en aquellos señores aristocráticos que padecían este dolor en el pie por los excesos en su alimentación. Pero se trata de una enfermedad que hoy en día convive entre nosotros, y sorprendentemente cada vez en mayor número.

La gota se trata de una forma de artritis que se caracteriza por un fuerte dolor, enrojecimiento y sensibilidad en las articulaciones. Se trata de una enfermedad reumática que produca la formación de cristales de urato en los tejidos y en las articulaciones. Estos cristales causan una respuesta inflamatoria que suelen afectar a las zonas más distales del cuerpo, ya que son las zonas más frías. Es decir, los pies y sobre todo el dedo gordo de estos.

bigstock Gout Illness Logo For Clinic  385665599

Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre y se expulsa por la orina. Si los niveles aumentan en sangre puede comenzar a formarse cristales en las articulaciones y debajo de la piel, lo que conocemos como gota

Entre los años 1990 y 2017 hubo una explosión en el número de casos a nivel mundial, según un análisis publicado en la revista científica “Arthritis & Rheumatology”.

El análisis encontró que había aproximadamente 41,2 millones de casos prevalentes de gota en 2017, con una tasa de nuevos casos diagnosticados de 92 por cada 100.000 personas, lo que supone un aumento del 5,5% desde el año 1990.

La gota era más común en los hombres y en las personas mayores. Además, la carga de la gota era generalmente más alta en las regiones y países desarrollados. El alto índice de masa corporal y el deterioro de la función renal eran factores de riesgo de la gota.

“Es muy probable que la tendencia creciente de la carga de la gota continúe a medida que aumenta la población mundial de edad. Los intentos de disminuir la aparición de la enfermedad y la futura carga de la gota requieren una mejor conciencia, especialmente de los factores de riesgo, y un diagnóstico y tratamiento tempranos”, explica la autora principal de la investigación, Emma Smith, de la Universidad de Sydney (Australia).

PREVENCIÓN

Como hemos dicho otras veces un diagnóstico precoz es la mejor forma de prevenir esta enfermedad. Pero a ello podemos añadir que el cuidado en la alimentación, además de un estilo de vida saludable evitando el sedentarismo es también importante.

Si por una razón u otra padecemos de gota, habrá que evitar comer alimentos ricos en purinas como carne roja, embutidos, vísceras, pescado azul, marisco o queso curado. También hay que alejar el alcohol, las bebidas azucaradas y la sal de nuestro plato, así como algunas verduras como tomate, espárragos o espinacas.

Por el contrario, será bueno añadir a la dieta frutas como cerezas, plátanos, manzanas limón y naranja; así como verduras que contengan apigenina (apio, cebolla o ajo), todo con un vaso de agua delante.

0

No hay comentarios ¿Te animas?