Salud

Conoce los síntomas de las piedras en la vesícula y qué debes hacer al sentirlos

Rosa María Torres

Foto: Bigstock

Miércoles 13 de noviembre de 2019

4 minutos

El riesgo a padecerla aumenta con la edad y es más frecuente en mujeres

Piedras en la vesícula

Un día cualquiera, varias horas después de comer, notas un dolor agudo que está localizado debajo de las costillas; en el lado derecho, además se presentan náuseas, inflamación en el vientre (sobre todo en el caso de la mujer) y una sensación de estar haciendo mal la digestión o de forma pesada.

Notas que las heces son más blancas de lo normal y, por el contrario, la orina más oscura. Y, en algunos casos, la piel y el blanco de los ojos se torna de color amarillento, (como el color de la bilis). Con esta sintomatología probablemente estemos sufriendo un cuadro clínico de cólico biliar. Lo más seguro, en estos casos, es acudir al médico lo antes posible.

Después de realizarte una ecografía abdominal, el médico te informa de que tienes colelitiasis. Esa palabra, a priori, complicada de pronunciar, quiere decir que el paciente padece piedras en la vesícula. O lo que es lo mismo, cálculos, que son depósitos duros similares a cristales de roca. Se forman debido a una mala alimentación, un exceso de colesterol, problemas en el vaciado de la vesícula o por alguna infección.

Una vez detectado el problema, en la mayor parte de los casos, el especialista cirujano aconseja la extirpación completa de la vesícula o bien por vía laparoscópica (por medio de una cámara dentro del abdomen) o, en otros casos, por vía abierta con una incisión en el abdomen.

No obstante, si los síntomas no son muy graves, también es posible llevar un tratamiento para que sea el propio cuerpo el que termine destruyendo esas piedras con ayuda de los fármacos adecuados y, claro está, de una dieta concreta.

Vesícula biliar

Tratamiento antes que operación

El tratamiento se suele realizar cuando la colelitiasis es asintomática. En ese caso se optará por llevar a cabo un concienzudo seguimiento del paciente, haciendo las pruebas pertinentes y controlando que el dolor que le provocan las piedras comience a remitir.

En ese tiempo, se administran medicamentos por vía oral que deben ayudar a disolver esos cálculos biliares. Es un modo mucho más lento de acabar con ellos, pero en el caso de las personas con una edad muy avanzada suele optarse por esta vía siempre que sea posible, ya que cualquier operación, por sencilla que resulte, podría acarrear más problemas. Obviamente, estos medicamentos solo se utilizan si el especialista así lo decide y están indicados sobre todo para las personas que tienen mayores dificultades para enfrentarse a una operación.

Operación por vía laparoscópica

Tal y como hemos apuntado anteriormente, si se opta por la cirugía, esta se realizará mediante la vía laparoscópica, que tiene como ventajas menores complicaciones que si se realiza una operación abierta y que tiene un cuidado más simple de las heridas ocasionadas.

Asimismo, una vez finalizada, el dolor durante el periodo postperatorio no es muy acusado y puede controlarse con los calmantes apropiados -suele durar entre uno y dos días-. Esta operación provocará que el tiempo en el hospital se reduzca, pues se habrá acabado con el problema.

Ejemplo de piedras en la vesícula (bigstock)

¿Se puede vivir bien sin vesícula?

La respuesta es sí. Es cierto que durante el primer mes el paciente llevará una dieta fraccionada de protección biliar que consiste en: 

  • Hacer 5 comidas al día de pequeño volumen, evitando las comidas demasiado copiosas
  • Comer despacio y masticando bien los alimentos
  • Evitar los alimentos grasos en particular
  • Se recomienda no aderezar los platos con picante
  • Tomar vitamina C y de fibra para evitar el estreñimiento.
  • Realizar ejercicio físico diariamente
  • Cocinar al horno, microondas o plancha, y evitar fritos, rebozados o empanados.

Sin embargo, se dan casos en los que tras la operación el paciente padece intolerancias a ciertos alimentos muy grasos como pueden ser los pimientos fritos, boquerones o huevos fritos. Pero no significa que la persona operada no pueda comer estos alimentos, puede hacerlo, pero tiene que asumir el riesgo y tener en cuenta que tras ingerirlos puede tener digestiones pesada o, en el peor de los casos, náuseas y episodios de vómito.

¿Es necesario quitar la vesícula en todos los casos? No. En algunas situaciones donde el paciente tiene piedras en la vesícula pero no le da ningún síntoma; dependiendo de la edad y de otros factores, se pueden llegar a recomendar no extirpar la vesícula.

¿Qué es la vesícula y cuál es su función?

La vesícula biliar es un órgano, en forma de berenjena, localizado debajo del hígado. Su función es almacenar la bilis que se produce en el hígado. ¿Para qué sirve? El día que comemos más de lo habitual; por ejemplo cuando tenemos una barbacoa o una boda, vamos a consumir más grasas y a la hora de hacer la digestión nuestro organismo necesita más cantidad de sales biliares. Entonces, el hígado aumenta su producción y exprime la vesícula biliar y toda esa cantidad de bilis que está almacenada pasa al intestino delgado para poder digerir la comida directamente. 

Vesícula biliar (bigstock)

Esa bilis suele tener un color pardo tirando a verde y produce microesferas para facilitar, como hemos apuntado, la digestión cuando se han consumido sobre todo grasas. Es decir, digerimos grandes cantidades de comida con mayor facilidad gracias a que mejora los movimientos intestinales. De ahí que cuando aparece algún cálculo (o piedra) que interrumpe su flujo hasta el intestino, el cuerpo comienza a sentir los efectos, empeora la digestión y empiezan los dolores.

1
Henrry gomez zegarra Hace 7 meses
Tengo 51 años me detectaron una piedra de menos de un cm q devo de hacer para combatir esa piedra