Asociaciones de mayores

10 compromisos para fomentar y mejorar las relaciones intergeneracionales

Pablo Recio

Miércoles 29 de mayo de 2019

4 minutos

Las asociaciones de mayores exponen sus propuestas para favorecer una sociedad intergeneracional

10 compromisos para mejorar las relaciones intergeneracionales

Con motivo de la celebración del VI Foro LideA Liderazgo Mayores, los organismos que forman parte de esta iniciativa (los miembros del Consejo Asesor de 65Ymás CAUMAS, @mayoresceate, @CEOMA_ong y @MayoresUDP , así como las organizaciones Lares, @Secot_ @Grupo_SENDA, EULEN y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología [@seggeriatria]), presentaron un "decálogo intergeneracional" con 10 compromisos para favorecer las relaciones entre mayores y jóvenes. Los "líderes del proyecto", el portavoz de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP), Víctor López y la presidenta de Acervo intergeneracional, María Luisa Forniés, fueron los encargados de presentar la iniciativa.

Así, según se desprende de su trabajo, para lograr una sociedad intergeneracional, haría falta, en primer lugar, que el Estado se involucre y ponga medios para conseguirlo. Por otra parte, se debería fomentar "los espacios y encuentros intergeneracionales", así como que haya un "ocio y cultura" que también lo sean. 

De igual manera, no sólo se debería fomentar que estas relaciones se dieran en la esfera pública sino que sería también deseable que se importase este modelo al ámbito micro, es decir, a las propias familias.

Asimismo, es importante que los mayores tengan acceso a la educación y formación y compartan espacios con los jóvenes y, en el ámbito de las empresas, que se valore la experiencia de los trabajadores de más edad.

En cuanto a los medios de comunicación, los expertos también plantearon que no sólo deberían existir publicaciones especializadas sino que el componente intergeneracional tiene que estar presente en todos los periódicos, televisiones y radios.

Por último, los ponentes reclamaron que se piensen las TIC para todas las edades y que se vaya hacia un nuevo "contrato social intergeneracional". 

Iniciativas

Para ilustrar estos compromisos con casos concretos, los organizadores invitaron a varias organizaciones que desarrollan actividades que fomentan las relaciones intergernacionales. Una de las que presentaron su proyecto fue la Confederación Estatal de Asociaciones y Federaciones de Alumnos y Exalumnos de los Programas Universitarios De Mayores (CAUMAS), representada por su vicepresidenta, Elisa Nuez, que destacó la importancia de fomentar los lazos entre jóvenes estudiantes y mayores en la Universidad. 

"Los profesores jóvenes se sorprenden con las personas mayores", aseguró la dirigente de CAUMAS. Y es que, a su parecer, los vínculos que se crean entre los alumnos son muy fuertes y la experiencia sirve para que unos aprendan de los otros y viceversa. Además, "rompe con los estereotipos de la vejez", explicó.

Asimismo, en su opinión, "la carencia actual de estudiantes fomentará que se apueste por otro perfil, por ejemplo, los mayores". 

Por otra parte, la Confederación Española de Aulas de Tercera Edad (CEATE) presentó, durante el foro, su programa de Voluntarios Mayores Culturales, un proyecto donde personas de la tercera edad hacen de guías a jóvenes y niños en museos. 

Según su secretario general, José Luis Jordana, esta iniciativa, que cumplió en mayo 25 años, "ha aportado ilusión" a los participantes, que ya son más de seis millones, desde su creación. "Los voluntarios sienten que hacen un gran bien a las generaciones más jóvenes", apuntó Jordana. Y añadió que de esta manera consiguen que las personas de más edad transmitan "la pasión por la cultura" a las nuevas generaciones. 

"El programa Convive trata de construir un espacio de convivencia entre personas mayores y estudiantes", dijo a modo de presentación el director de la ONG Solidarios para el Desarrollo (@Solidarios_es), Alfonso Fajardo. Su proyecto, además de combatir la soledad, ayuda a juntar personas con intereses supuestamente diferentes pero que se enriquecen mutuamente y aprenden unos de los otros. "Muchas veces venimos de culturas diferentes simplemente por ser de generaciones distintas", comentó Fajardo. 

Asimismo, el proyecto, en el que participan seis universidades públicas, sirve para que muchos mayores recuperen "actividades que dejaron de hacer" y es útil para que los jóvenes aprendan y compartan experiencias, al mismo tiempo que disfrutan de una opción económica para vivir en Madrid.

Sin embargo, según Fajardo, aún les queda mucho por hacer para conseguir que el programa sea realmente intergeneracional: la mayoría de los participantes son mujeres y la media de edad es muy alta todavía. 

El presidente de CEOMA, Juan Manuel Martínez.

La importancia de lo intergeneracional

"Para poner en marcha un proyecto intergeneracional hay que dejar de tener en cuenta sólo el criterio de la edad", sentenció la vicepresidenta de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Sacramento Pinazo, durante una mesa redonda posterior sobre el nuevo "contrato social intergeneracional". Así, en este coloquio también se hizo alusión a que se debería cambiar la cultura de "separarlo todo" e ir hacia enfoques más transversales. 

En este mismo sentido, el presidente de la Federación Lares, Juan Ignacio Vela, se preguntaba: "¿Por qué hemos construido centros segregados por edad?". Y es que, en su opinión, se debería transitar hacia un modelo más inclusivo. Por otra parte, la presidenta de la organización de gestión de talento senior mYmO (@mYmOcommunity), Eleonora Barone, destacó la importancia de trabajar con el talento de las personas mayores. "Muchas entidades grandes siguen prescindiendo de las personas sólamente por la edad", ejemplificó. 

Finalmente, el encargado de clausurar el acto fue el presidente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), Juan Manuel Martínez. El dirigente afirmó que le parecía que todas las iniciativas iban en el buen camino para conseguir llegar a un sociedad intergeneracional. Asimismo, destacó que "las ciudades tienen que estar diseñadas para que las vivan los mayores igual que los jóvenes". Y concluyó: "Dicen, Ciudades Amigables. Y resulta que no tienes bancos para descansar o servicios. No debe haber cosas específicas para mayores sino ser una ciudad hecha para mayores". 

0

No hay comentarios ¿Te animas?