Asociaciones de mayores

CEOMA: "Desatar es una fuerte vacuna contra los malos tratos institucionales"

65ymás

Miércoles 24 de abril de 2019

5 minutos

Considera que "prevenir el maltrato en residencias pasa por la formación de sus profesionales"

La residencia ‘Los Nogales’. Foto: EuropaPress
65ymás

Miércoles 24 de abril de 2019

5 minutos

Recientemente la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA) presentaba a los diferentes partidos políticos nacionales algunas propuestas para que las tuvieran presentes en sus actuaciones futuras en relación con las personas mayores. A los pocos días aparecían en los medios de comunicación varios casos de maltrato a mayores por pretendidos 'cuidadores' en una residencia de Madrid, que causaron una repulsa general.

CEOMA explica que los malos tratos observados en estas últimas noticias "son malos tratos individuales, ejercidos por individuos con una actitud maltratadora. La actitud de cualquier persona se fundamenta en sus conocimientos, sus experiencias, su cultura en el contexto de la cultura de la organización, y en sus valores o principios. Son acciones perversas individuales, pero que se dan más frecuentemente en ambientes propicios, donde se crean sinergias, que resultan en que son varios los individuos que maltratan".

Desde CEOMA se lidera un Programa técnico de fuerte impacto transformador para los centros, el Programa Desatar, que propone la erradicación del uso de sujeciones en el ámbito asistencial sociosanitario. "Hoy sabemos", apuntan, "que, entre muchas mejoras en la calidad asistencial, 'desatar' es una fuerte vacuna contra los malos tratos institucionales, ya que incide sobre la actitud de los profesionales asistenciales".

CEOMA continua explicando en su comunicado que "cuando las sujeciones físicas se convierten en la aproximación dominante para responder a los retos que suponen las personas mayores, especialmente las personas mayores con demencia, cuando la sujeción se normaliza, se genera una cultura de la organización, que se traduce en que esas personas sometidas a sujeciones son personas de menor valor, de menor relevancia, de menor dignidad. La sujeción limitada no es en sí misma un maltrato, pero hay que poner mucho celo en evitar que los profesionales de atención directa las normalicen, y que lleguen a significar una oportunidad para quedarse tranquilos, y para poder ahorrar esfuerzos en el cuidado, pues lo siguiente será maltratar", asegura la Confederación.

Para CEOMA, prevenir los malos tratos en las residencias pasa por mejorar la formación de sus profesionales, pero también pasa por cambiar la cultura de muchas de ellas, esa cultura que se traduce en un ambiente propicio para los abusos y sistemáticas formas de faltas de respeto. Tampoco se puede olvidar, en prevención, el control externo, además del interno, un control que debe ser ejercido por las autoridades de las administraciones públicas, servicios de inspección, especialmente formados en la detección de malos tratos institucionales, con indicadores y herramientas de inspección, que ya existen hace décadas en otros países.

Así mismo, desde la Confederación, y para el ámbito de las residencias, se propone seguir su Programa Desatar, que ya acumula un centenar de centros libres de sujeciones comprobados, una treintena de ellos con más de 5 años libres, que están mostrando lo transformador que ha sido para la cultura de esas organizaciones. Todo el personal de esas residencias ha sido entrenado en la filosofía del programa que implica la humanización de la actuación a todos los niveles y, por supuesto, el de los más cercanos a los mayores, los cuidadores.

Otro de los programas de CEOMA 'No estáis solos. Ni abuso ni maltrato a los mayores' nos acerca a la triste realidad de muchos mayores que sufren estos maltratos en sus propios domicilios por parte de cuidadores sin ninguna formación y por parte incluso de familiares. La experiencia de CEOMA les permite afirmar que los casos que les llegan solo son la punta del iceberg.  

Las residencias privadas "se quejan con razón", apuntan desde la Confederación, de que las tarifas que las administraciones pagan por plaza por los servicios que prestan, son una fracción de lo que cuesta una plaza pública, lo que le obliga a una baja de calidad en esos servicios. Un buen ejemplo es el de los cuidadores sin formación.

CEOMA apunta que los partidos políticos que preguntan qué hay que hacer en temas de Dependencia tienen aquí una tarea muy concreta: Convencer a las administraciones públicas que tienen que mejorar la financiación de la Dependencia y controlar la formación de los cuidadores, además manifesta que la reciente creación de un Fiscal de Sala coordinador de servicios especializados en la protección de las personas con discapacidad y mayores que atienda las denuncias referentes a las situaciones de vulnerabilidad que afecten a estos grupos de personas ha sido una excelente noticia.