Asociaciones de mayores

Muchas personas mayores que son maltratadas no denuncian

65ymás

Lunes 15 de junio de 2020

3 minutos

Día Internacional de Toma de Conciencia del Abuso y el Maltrato en la Vejez

Muchas personas mayores que son maltratadas no denuncian

Este lunes 15 de junio se conmemora en todo el mundo el Día de Toma de Conciencia del Abuso y el Maltrato en la Vejez para luchar contra la discriminación, la violencia, el abuso y el maltrato hacia las personas mayores y promover sus derechos humanos. Desde HelpAge International España (@HelpAgeEspana), se recuerda la necesidad crear una Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas Mayores para establecer un marco de protección legal que ayude a acabar con la discriminación y violencia en la vejez. 

El abuso o maltrato hacia las personas mayores se define como todas las acciones u omisiones únicas o repetidas que, bien de forma intencionada o negligente, se comenten contra personas mayores y vulneran su integridad física, sexual, psicológica o atentan contra su dignidad, autonomía o derechos fundamentales. La violencia y abuso contra las personas mayores aún es un fenómeno desconocido por gran parte de la población, a pesar de que lo sufren 1 de cada 6 personas mayores en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 15,7% de las personas de 60 años y más son víctimas de abuso, aunque considera que esta cifra es muy inferior a la situación real porque muchas personas mayores que son maltratadas no denuncian (se estima que solo el 4% de las personas que lo sufre denuncia) o no tienen la posibilidad de denunciar. 

El maltrato o abuso hacia las personas mayores se manifiesta de distintas formas: desde el maltrato físico, la violencia económica o la violencia sexual a la negación de alimentos, refugio o asistencia. Al igual que en otros tipos de violencia más conocidos y ante los que la sociedad está más sensibilizada, como la violencia de género o la violencia racista, se basa en relaciones de poder y en prejuicios sociales y culturales. Por ello, para poder eliminar este tipo de violencia, el primer paso es ser capaces de identificar el edadismo y la discriminación por razón de edad que experimentan las personas mayores. 

De hecho, además de la violencia y el abuso que sufren las personas mayores dentro de una relación de confianza, cuidado o dependencia, es esencial señalar la violencia estructural y social hacia las personas mayores que se manifiesta en aspectos como la discriminación en las políticas gubernamentales, en la asignación de los recursos o en los prejuicios hacia las personas de edad avanzadas. Todo ello repercute de forma directa en su vida cotidiana, en su salud, en su calidad de vida y en el pleno ejercicio de sus derechos. En los últimos meses, se ha hecho evidente la discriminación que existe hacia las personas mayores y que ha puesto en peligro sus derechos más básicos en todo el mundo. Naciones Unidas ha reconocido que la actual crisis sanitaria puede tener unos efectos devastadores en los derechos de las personas mayores. La pandemia por Covid-19 está exponiendo a las personas de edad avanzada de todo el mundo a una discriminación en la opinión pública, en la atención médica y en los protocolos de triaje y están viviendo situaciones de violencia, abuso y abandono en el ámbito doméstico e institucional. 

denunciar maltrato personas mayores

 

Para acabar con cualquier tipo de abuso y maltrato en la vejez, es esencial que trabajemos para promover una actitud positiva hacia las personas mayores y sean consideradas como una parte activa de la población con gran potencial social, económico y cultural. Las personas mayores son personas adultas, con opiniones propias y con capacidad de decisión. Por ello, debemos fomentar su participación en la sociedad para que puedan involucrarse en la toma de decisiones y puedan disfrutar de un envejecimiento activo y saludable. 

Por otro lado, es fundamental ofrecer información a las personas mayores sobre sus derechos, aumentar el nivel de su protección y poner a su disposición asistencia legal. Como hemos dicho, la violencia hacia las personas mayores aún es un problema muy invisibilizado y muchas personas, incluso aquellas que sufren abusos o violencia, puede que no sean capaces de identificar esta situación o, en el caso de querer denunciarla, no sepan cómo pedir ayuda. Además, no podemos olvidarnos de que las mujeres mayores tienen mayores probabilidades de sufrir violencia y abusos, por lo que es esencial promover la igualdad de género y la igualdad social a través de políticas y programas de inclusión de las personas mayores. 

Los distintos gobiernos, los medios de comunicación y las sociedades tienen un papel importante que desempeñar para prevenir la violencia en la vejez, proteger los derechos las personas mayores y acabar con la discriminación estructural y social por razón de edad. 

1
María Fraga Armesto Hace 4 meses
Que se puede hacer , cuando la persona que sufre maltrato ,no quiere denunciar