Asociaciones de mayores

La I Jornada sobre la Soledad concluye que es un reto de todos y para todos

Antonio Castillejo

Viernes 18 de octubre de 2019

8 minutos

Organizada por la Asociación de Atención a Personas (ASISPA) se ha celebrado en el IMSERSO

'#SoledadCero. Un reto de todos. Para todos' - Inauguración

Organizada por la Asociación de Atención a Personas (ASISPA) se ha celebrado en la sede central del IMSERSO una Jornada para tratar el tema de la soledad no deseada bajo el lema '#SoledadCero Un reto de todos. Para todos', cuya inauguración ha corrido a cargo de Elena Sampedro, Directora General de ASISPA, Jesús Ángel Celada, Director de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y Manuel Martínez Domene, Director General del IMSERSO.

Manuel Martínez Domene (IMSERSO), Elena Sampedro (ASISPA), Jesús Ángel Celada (Mº de Sanidad)

Elena Sampedro ha destacado en su alocución que "los avances de nuestra sociedad nos dan cada vez mayor esperanza de vida, pero también, por diversas circunstancias, cada vez más soledad no deseada. Lo cual hace imprescindible relacionarse y para ello, debemos que podemos contar con mucha gente y saber quien es esa gente. De ahí el lema '#SoledadCero. Un reto de todos. Para todos'".  Por su parte, Jesús Ángel Celada explicó que "recientemente en una reunión internacional en Argentina, felicitaron a España por su tejido asociativo con más de 7.000 asociaciones dedicadas al problema de la discapacidad. Nuestro tejido asociativo es muy fuerte y ha sabido reinventarse adaptándose a las nuevas realidades", antes de apuntar que "la soledad es un problema transversal porque existe la soledad obligada por las barreras físicas de discapacitados que no pueden salir a la calle por carecer de ascensor, la soledad tecnológica porque las nuevas tecnologías son fundamentales para relacionarse y la brecha digital es incontestable y, por último el suicidio como consecuencia de la soledad cuya cifra aumenta preocupantemente a pesar ser aún una tasa baja con referencia a los países de nuestro entorno". Finalmente, Celada quiso terminar su intervención concluyendo que "la dignidad de una sociedad se mide por el trato que da a los más débiles".

En su intervención Manuel Martínez Domene habló sobre cómo "estamos en una sociedad mutante y de cambios sociales muy acelerados. Los cambios siempre se han producido pero no tan rápidamente como ahora, una rapidez que nos obliga a adelantarnos a ellos mediante políticas preventivas". Se refirió entonces Martínez Domene al último informe del IMSERSO sobre la soledad en el que se desvelaba que el 22% de los mayores de 65 años viven solos, dos millones de personas y aclaró que "a esta cifra hay que sumar las personas mayores que viven solas en centros residenciales y se sienten abandonados por sus familias, solos. Y también hay que añadir a los cuidadores familiares, sobre todo cuidadoras. No hay mayor soledad que la de los cuidadores que además se agraba con la sensación de pérdida de, por ejemplo, una pareja que ve, y cuida, a su compañero enfermo de alzheimer". Ante esta realidad el Director General del IMSERSO se ha mostrado convencido de que "la única cura de la soledad es la compañía, no hay otra medicina". Así mismo, Martinez Domene anunció que "en el IMSERSO ya tenemos un primer borrador que estará completado para después de las navidades y que servirá de base para discutir la estrategia nacional contra la soledad no deseada que esperamos hacer coincidir con los Presupuestos Generales del Estado de 2020 para que tenga una dotación económica adecuada".

Los retos de la Administración Pública

Mercedes Montenegro, Directora General de Mayores del Ayuntamiento de Madrid

La primera mesa de la Jornada se dedicó a 'Los restos de la Administración Pública ante el problema de la soledad' y estuvo moderada por Arturo Gívica, Subdirector General de ASISPA, para quien "la soledad es una enfermedad que se está convirtiendo en la epidemia del siglo XXI". Por su parte Ángel Moreno, Coordinador de Apoyo Técnico y Relaciones Institucionales de la Comunidad de Madrid puntualizó que "las administraciones siempre van por detrás de la realidad porque los cambios sociales siempre son más rápidos" y añadió que "no es lo mismo vivir solo en Madrid, que hacerlo en Fuenlabrada o en los pueblos pequeños de la España vaciada", antes de sentenciar que "en la actualidad vivimos más, pero también somos dependientes durante más tiempo". De hecho aportó cifras de la Comunidad de Madrid en la que se recogen que la población total de la comunidad es de 6,5 millones de personas, de las que 3,3 viven en el municipio de Madrid y las personas mayores de 65 años son 1,1 millones (el 17,5 % de la población) y los mayores de 85 años son 360.000 (el 5,4 de los madrileños) y puntualizó que "entre los madrileños mayores de 65 años, el 25% viven solos, el 41% viven en pareja sin hijos, el 13% lo hacen en pareja con algún hijo, el 8% viven en hogares monoparentales y el 13% tienen otras situaciones de convivencia". Por último señaló Ángel Moreno que "el enemigo público número uno de los mayores en soledad es no salir de casa y el número dos la televisión. Hay que olvidarse de ver la televisión y salir para relacionarse".

Mercedes Montenegro, Directora General de Mayores del Ayuntamiento de Madrid, aseguró que "la soledad es un reto que deben afrontar las administraciones y las asociaciones, pero también es un reto personal para el resto de la población. En Atapuerca existe la 'cueva de los huesos' donde hay evidencias de cómo el grupo cuidó, repito, cuidó, a una niña que falleció a los diez años por problemas físicos. Somos seres sociales porque necesitamos del otro y el otro nos necesita. No es lo mismo vivir solo que sentirse solo. Hay soledades objetivas y subjetivas y no podemos olvidar que en la soledad hay un importante componente emocional porque se trata de un sentimiento".

Profesionales y prevención de la soledad

 Melania Sánchez (Ctro. Día Pamplona), Gonzalo Berzosa (ASISPA), José Manuel Dolader (Asoc. La Barandilla)

Otra de las mesas formadas durante la Jornada lo fue bajo el título de '¿Qué hacemos los profesionales para prevenir la soledad?'. Su moderador, Gonzalo Berzosa, Secretario de la Junta Directiva de ASISPA recordó que "la soledad no se improvisa, no surge de repente. Somos fruto de nuestra biografía y envejecemos como hemos vivido", además, "la soledad no deseada no es algo puntual sino algo estable que va aumentando en intensidad conforme pasa el tiempo". Ambos factores llevan a Berzosa a afirmar que "la soledad se puede prevenir. Para ello hay que combatir la carencia de relaciones afectuosas estables y la ausencia de proyectos personales a realizar el día de mañana". 

En esta misma mesa, Melania Sánchez Panadero, Psicóloga del Centro de Día Municipal Pamplona, hizo hincapié en que "la soledad no deseada es un estado psicológico que produce sufrimiento y cuyas causas suelen estar en crisis de identidad, de pertenencia y de autonomía, y sus consecuencias se reflejan en el plano psicológico, social y físico". Ante esto, ¿qué hacen los profesionales desde los servicios para prevenir la soledad?. "Desde la Teleasistencia Domiciliaria mantener conexión permanente entre el domicilio y el Centro de Atención. Desde el Servicio de Ayuda a Domicilio, detectar las situaciones de soledad no deseada y formar redes de apoyo a los afectados, en los que son fundamentales los programas de animación sociocultural. Y desde los Centros de Día reforzar el mantenimiento físico y cognitivo dentro de un entrono habitual". Todo ello, aclara Sánchez Panadero, "con un  modelo de atención centrada en la persona que incluye terapias socializadoras y psicoafectivas, actividades de ocio e intervenciones individuales como atención sociosanitaria o derivación a otros recursos". Por su parte, José Manuel Dolader, Director de la Asociación la Barandilla, recordó que "en 2040 seremos el país más envejecido del mundo. Hoy lo es Japón y allí la gente mayor roba para ir a la cárcel y así poder vivir y no estar solos, pero yo soy optimista por naturaleza y debemos ser conscientes de las muchas mejoras sociales que hoy tenemos y de las que carecíamos hace 20, 30 o 40 años".

Testimonios

Silvia Muñoz, Soledad Palos (ASISPA), Josefa Orozco, Carmen Regidor

La siguiente mesa de la Jornada se dedicó a los testimonios de personales de tres personas que han padecido soledad no deseada, Carmen Regidor, Josefa Orozco y Silvia Muñoz, y han conseguido superarla.

Carmen comenzó su alocución recordando a Gabriel García Márquez cuando en Cien años de soledad escribió: "El secreto de la buena vejez es hacer un pacto honrado con la soledad". A sus 61 años explicó como hubo un momento en su vida en que "no tenía un cielo que mirar ni un suelo que pisar. Mi vida cayó en la adicción y perdí mi trabajo. Me ví sola, en la calle, y sólo tenía dos salidas, matarme o luchar". Y luchó. "He tenido y tengo ayudas profesionales, pero sé que el camino lo debo hacer yo. Únicamente de nosotros depende que podamos terminar cantando, como Mercedes Sosa, Gracias a la vida que me ha dado tanto".

Josefa se quedó viuda a los 47 años y con cuatro hijos. "Nadie me ayudó, pero yo trabajé, trabajé y trabajé y no tuve tiempo para la depresión. Pero mis hijos fueron casándose y marchándose de casa y al marcharse el último sí note un bajón. Pero sigo trabajando, voy a ASISPA, la auxiliar va a mi casa y tengo amigos. Hay que animar a las personas solas a que vayan a asociaciones como esta, que vayan aunque sea obligándolas porque en ellas no se aprende nada malo. Al contrario".

Por su parte, Silvia contó que se casó y enviudó muy joven. "Caí en la soledad pero lo superé estudiando enfermería, una profesión que me llenaba y daba sentido a mi vida. Pero desde hace un año tengo una enfermedad que me impide salir sola de casa. La soledad elegida es buena, pero la impuesta es una desgracia. Hay que aprender a vencerla a base de tener pensamientos positivos. Esa es la mejor arma". 

Fue uno de los momentos más emotivos y entrañables de la Jornada y puedes leer más sobre sus aportaciones AQUÍ.

"Una sociedad que no cuida a sus mayores es una sociedad sin valores"

Alberto Reyero (Comunidad de Madrid), Ana Isabel Lima (Mº de Sanidad), Acisclo Redondo (ASISPA)

Por último la Jornada fue clausurada por el vicepresidente de ASISPA, Acisclo Alberto Redondo, el Delegado del Área de Gobierno de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid, José Aniorte Rueda, el Consejero de Políticas Sociales Familias y Natalidad de la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero, y la Secretaria de Estado de Servicios Sociales del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Ana Isabel Lima.

Redondo recordó parafraseando a Antonio Machado, antes de dar la palabra a sus compañeros de mesa que "en ASISPA segumos haciendo camino al andar".  Por su parte, José Aniorte ha destacado que la labor del Ayuntamiento de Madrid, como administración más cercana, es "reducir en la manera de lo posible los efectos de esta realidad de soledad no deseada y de esta manera planear medidas políticas y sociales para frenar la prevalencia e incidencia de la soledad, evitar su cronificación y paliar sus efectos dañinos. Para ello se va a impulsar un proyecto de colaboración con las entidades sociales de referencia, que pueda empezar a trabajar ya el 1 de enero, para impulsar la detección de situaciones de soledad, involucrando a la ciudadanía y paralelamente generar redes vecinales de apoyo que, desde la cercanía, presten esa ayuda a las personas mayores solas”.

Para Alberto Reyero "el problema de la soledad es cada vez mayor, pero creo que hay que luchar por con seguir, y conseguiremos, la soledad cero, porque se han perdido las redes sociales, las de verdad, las de carne y hueso no las tecnológicas, y desde lo público estamos obligados a tender puentes y nuevas formas de convivencia para volver a tejer esas redes", explicó antes de concluir que "una sociedad que n o cuida a sus mayores es una sociedad sin valores" .

Finalmente Ana Isabel Lima declaró antes de clausurar la Jornada que "hay que coordinar a los tres niveles de la Administración y las entidades y asociaciones para luchar contra la soledad que, además, va unida al aislamiento y a la exclusión social". Para Lima, la soledad es "un fenómeno invisible que va en aumento pero no crea alarma social ni problemas de seguridad, lo que la hace aún más invisible. Y es un problema que se está haciendo estructural, sobre todo en los países del norte de Europa, de hecho en el Reino Unido se ha creado ya un Ministerio de la Soledad". Para la Secretaria de Estado "la soledad es un fenómeno integralmente vinculado al envejecimiento. Un fenómeno que ha llegado para quedarse y que debemos de atacar desde una triple línea de actuación: creación de redes sociales, aprovechamiento de las nuevas tecnologías y articulación de proyectos de innovación social".

0

No hay comentarios ¿Te animas?