Sociedad

CleceVitam ofrece un nuevo concepto de residencias de mayores: “Es de verdad una casa"

Marta Vicente

Martes 6 de julio de 2021

7 minutos

Sus instalaciones fomentan la creación de vínculos afectivos y hacen que se convierta en un hogar

Clece residencias mayores
Marta Vicente

Martes 6 de julio de 2021

7 minutos

En los 15 centros de CleceVitam (@clecevitam), la filial de Clece que ofrece un nuevo concepto de residencias de mayores, los usuarios y familiares se sienten como en un hogar. El equipo de profesionales trabaja conjuntamente para hacerlo posible: conocen en profundidad a cada uno de los mayores, sus necesidades y preferencias, para saber cómo quiere ser atendido y contribuir así a la mejora de su calidad de vida. Pero, conseguir que el residente tenga esa sensación de estar en familia no es algo habitual en cualquier residencia de mayores, ¿cómo lo logran? Para alcanzar este objetivo intervienen varios factores que van desde la alta calidad en los servicios prestados al residente, hasta el cuidado minucioso de las instalaciones del centro: todo está basado en el modelo de Atención Integral Centrado en la Persona (AICP) y esto es lo que marca la diferencia entre CleceVitam y el resto de las residencias de mayores.

Para saber cómo consiguen esta distinción, hemos hablado con Natividad Torres, directora de CleceVitam Pardo Bazán (Vigo). La profesional se incorporó recientemente al centro y, basándose en una larga trayectoria profesional trabajando en varias residencias y empresas, nos ha contado de primera mano qué es lo que hace únicos a los centros de Clece: "Esta residencia es de verdad una casa", asegura.

Los residentes de CleceVitam reciben una atención personalizada que les permite sentirse como en casa. Foto: Bigstock

En primer lugar, el conjunto de CleceVitam tiene capacidad para más de 900 residentes y un equipo humano de unos 600 profesionales. Pero esto no les impide poder llevar a cabo la atención personalizada, porque la ratio de trabajador por número de usuarios que impone Clece, está siempre por encima de lo exigido por ley y de lo que se da en otras residencias. Torres insiste en lo difícil que es conseguir que, realmente, estos centros se conviertan en un auténtico hogar para los mayores: "Muchas residencias no son capaces de hacer el plan centrado en la persona porque tienen muchos residentes" y, en CleceVitam, "aunque tengamos una residencia grande, el hecho de que en cada planta haya como máximo 21 residentes y de que las auxiliares de referencia atiendan siempre a esas 21 personas, evita que los mayores tengan que estar desplazándose o cruzándose con muchísima gente, lo que marca muchísimo la diferencia".

Lo mismo ocurre con el resto de las instalaciones. Por ejemplo, en lugar de encontrar grandes comedores donde reina el trasiego y el ruido, en CleceVitam hay "un comedor de 20 personas, que es como una casa. Para mí esto es vital. Es la gran diferencia con el resto", opina, y la distribución es la misma en todas las plantas. Así, "en el caso de que haya un cambio de planta, el residente no encuentra nada raro porque todas son iguales, con los mismos muebles. Eso también les da seguridad, incluso a las personas que no se desorientan", mantiene Natividad Torres. Por todo esto, la directora defiende que la base está en las unidades de convivencia y cree que el tipo de organización tan habitual en las demás residencias impide la personalización.

Desde que Torres comenzó a trabajar en CleceVitam ha descubierto que en este centro se ofrece "una atención totalmente distinta, mucho más cercana, más humana. El hecho de que ellos, a pesar de ver este edificio tan grande, puedan disfrutar de su planta y de la planta de abajo, que es donde están las zonas comunes, hace que sientan que están en su casa y les da mucha comodidad", detalla.

"Pasamos del vínculo profesional-paciente para ser todos personas"

El plan de atención personalizada se construye en base a una herramienta muy específica, 'la historia de vida', una biografía que da a conocer lo propio, lo único y lo significativo de cada uno de los residentes: sus vivencias pasadas, costumbres, valores y todo lo acontecido en su vida para saber qué es lo que quiere hacer en su estancia en el centro y cómo debe ser atendido.

Esta biografía comienza a construirse desde que se confirma un nuevo ingreso, a través de una entrevista a la familia y al propio residente y, durante la estancia en el centro, un profesional en concreto es el encargado de seguir constantemente trabajando y actualizando el proyecto de vida: la persona de referencia, quien acompaña al residente y genera ese vínculo de relación más estrecho. 

Son múltiples los beneficios que conlleva la realización de este relato biográfico. No deja de ser lo que les define como persona. Es su historia, su vida. Algo primordial para saber cómo atenderlos y hacer que estén a gusto en su nueva casa. Sara García, terapeuta ocupacional de CleceVitam Patio de los Palacios (Valladolid), está entusiasmada con el plan de atención personalizada que promueve su centro. Para ella, ir a trabajar significa compartir momentos entrañables con los mayores.

El vínculo afectivo que se crea entre el profesional y residente de CleceVitam es lo más revelador ( bigstock)

La terapeuta ocupacional explica que 'la historia de vida' "nos permite conocerlos como si fueran de nuestra familia". Por ello, ese contacto diario y tan cercano les aporta la información necesaria "para adaptar las intervenciones a ellos lo máximo posible, porque cada uno es de una manera y para todos no sirve lo mismo", señala. 

Gracias a esta especie de guía, el equipo de CleceVitam puede identificar las actividades específicas para cada residente, tanto las que necesita como las que le hacen disfrutar. García resalta lo útil que es conocer 'la historia de vida' para todos los profesionales y, en concreto, para su área de trabajo: "A los terapeutas nos sirve muchísimo a la hora de determinar una actividad porque, por ejemplo, si sabemos que una persona ha sido costurera, a lo mejor le apetece coser, y nosotros podemos ofrecerle lo necesario".

Además, la terapeuta ocupacional comparte algunos ejemplos de los proyectos de vida cumplidos en su centro: "Antes del Covid, una señora siempre decía que le gustaría ver a su hijo más a menudo, porque la mayoría de sus hijos viven fuera. Entonces, se habló con las dos partes, es decir, con la señora y con el hijo para programar una videollamada a la semana. Por teléfono hablaban mucho, pero no podían verse. Ese es un proyecto de vida". Después, el centro organizó una cita semanal de la residente con su hijo para realizar videollamadas. Es otro de los puntos fuertes de CleceVitam: la apuesta por las innovaciones tecnológicas, tanto para garantizar la seguridad de los residentes como para mejorar su salud a través de juegos digitales y otras actividades de estimulación cognitiva.

"También, antes del coronavirus, hicimos un calendario en el que ellos se disfrazaron de la profesión a la que les gustaría haberse dedicado. Una quería ser maestra, pues la caracterizamos de maestra; otra, cantante… Hay gente que incluso se vistió de la profesión a la que se había dedicado. Esta es otra forma de cumplir proyectos de vida que, además, en este caso, fue idea de algunos familiares", comenta García.

De todos los buenos resultados que se obtienen del modelo de atención personalizada, el vínculo que se forma con los residentes para Sara García es, sin duda, lo más revelador. Esta relación tan cercana permite que, "ya no es que tú los conozcas a ellos, sino que ellos te conocen a ti", por lo que, de esta forma, "salimos un poco del vínculo profesional-paciente, por así decirlo, y pasamos a ser personas todos", indica.

"Cuando puedo, después de la actividad me quedo hablando con ellos, de cualquier cosa, y a ellos eso les gusta mucho y les hace ganar aún más confianza", revela.

¿Por qué es tan importante este vínculo? Entre muchas otras cosas, la terapeuta ocupacional considera que les convierte a todos en una gran familia y favorece que los residentes "lo que te tengan que decir te lo van a decir con total confianza, tanto lo bueno como lo malo".

Sobre el autor:

Marta Vicente

Marta Vicente Carmona es Graduada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster de Marketing Digital y en Edición y Postproducción Digital. Es redactora especializada en temas de sociedad y salud y tiene experiencia como Community Manager.

… saber más sobre el autor