Cultura

Un trabajador del Prado deja en herencia 3,2 millones de euros al museo

65ymás

Martes 2 de noviembre de 2021

4 minutos

Juan José Luna llevaba vinculado a la institución desde 1969 y falleció en 2020 a los 74 años

Un trabajador del Prado le deja en herencia 3,2 millones. Foto: Europa Press
65ymás

Martes 2 de noviembre de 2021

4 minutos

Juan José Luna (Madrid, 1946-2020) fue un conservador del Museo Nacional del Prado que estuvo vinculado a la institución desde 1969 y falleció el 23 de marzo de 2020 después de haber designado al museo heredero universal de todos sus bienes mediante testamento de 25 de mayo de 1995, según ha informado en un comunicado la propia institución.

Esta herencia incluía una vivienda que fue subastada el pasado miércoles en subasta pública por un importe de 3.230.000 euros que se destinará a la adquisición de obras de arte, cumpliendo así, el deseo del conservador para quien el Prado era “un centro que está muy próximo, por la historia que despliega, los tesoros que guarda y porque ha determinado durante largo tiempo mi vida”.

Juan José Luna. Foto: Museo del Prado
Juan José Luna. Foto: Museo del Prado

 

Doctor en Filosofía y Letras especializado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid, Juan José Luna comenzó a colaborar con el Museo del Prado en 1969 y en 1980 ganó las oposiciones a conservador. En 1986 fue nombrado jefe de Departamento, primero del de Pintura Francesa, Inglesa y Alemana y a partir de 2003 del de Pintura del Siglo XVIII hasta su jubilación en 2016. “¿Qué se aprende de la pintura? La vida.”, solía comentar.

Su compromiso y admiración hacia el Museo Nacional del Prado le llevó a legarle todos sus bienes, entre ellos, una colección de arte integrada por más 700 dibujos y estampas, 50 óleos y algunos muebles, que ya están siendo objeto de estudio por parte del Museo, y la vivienda situada en el centro de Madrid que ha sido subastada.

La parte económica de su legado le convierte en uno de los mecenas más destacados en la historia del Museo y se destinará, conforme a su deseo, a la adquisición de obras de arte que permitan incrementar cualitativa y cuantitativamente las colecciones del Prado, según explica el comunicado de la pinacoteca.

Estampas, dibujos y fotografías 

El núcleo más importante y coherente del conjunto lo conforman las estampas francesas de la segunda mitad del siglo XVII y del siglo XVIII. De este grupo sobresalen los retratos de personajes ilustres, que constituyen uno de los momentos culminantes del grabado en talla dulce, como el Retrato de Charles Le Brun grabado por Edelinck según la pintura de Larguillere.

También destaca la estampa de Claude Mellan Adan y Eva a los pies de la Cruz, ejemplo del virtuosismo técnico alcanzado por este grabador. Asimismo son destacables las estampas de reproducción de pintura de este periodo y escuela, una muestra coherente de su especialización profesional. Sobresalen además estampas de paisaje, mitología, modelos de academia para aprender a dibujar y de modelos con motivos decorativos susceptibles de ser empleados en artes suntuarias.

Museo del Prado. Foto: Europa Press

Las estampas italianas de los siglos XVII al XIX ocupan también un lugar relevante, muchas de ellas de reproducción de pintura. Sin embargo son pocas las estampas españolas, aunque hay algunos ejemplos de notable interés por su rareza, como la Alegoría de la ejecución de Luis XVI y Maria Antonieta, fechada en 1795.

La colección de dibujos es mucho más heterogénea, fundamentalmente españoles, con pocos dibujos del siglo XVII, entre los que destaca uno atribuido a Antonio del Castillo; algunos más del siglo XVIII, con tres interesantes ejemplos de vistas de Vicente Mariani; y sobre todo dibujos españoles del siglo XIX, entre los que se pueden mencionar dos de José Gutiérrez de la VegaLa Magdalena penitente y Caín y Abel  así como conjuntos con numerosas obras de Ricardo de Villodas y Ricardo Verdugo Landi.

Sobre el autor:

65ymás

… saber más sobre el autor