Sociedad

El envejecimiento de la población también se refleja en los accidentes de tráfico

María Bonillo

Foto: Europa Press

Martes 30 de noviembre de 2021

5 minutos

Las personas mayores tienen un alto riesgo de sufrir un accidente cuando se desplazan

El envejecimiento de la población también se refleja en los accidentes de tráfico. Foto: Europa Press
María Bonillo

Foto: Europa Press

Martes 30 de noviembre de 2021

5 minutos

La población envejece, esta es una realidad que se hará todavía más patente conforme pasen los años: según las Naciones Unidas, para 2050 se espera que una de cada seis personas tenga 65 años o más. Pero hay que tener en cuenta que las personas mayores son cada vez más activas, incluidas en el tráfico rodado, lo cual se refleja a su vez en un mayor riesgo de acciedente en comparación a los más jóvenes. 

En España, hasta el 26,4% de todos los fallecidos en accidentes de tráfico tienen más de 65 años, de los cuales, el 42% eran conductores y hasta el 58%, peatones. En este sentido, el Informe de Seguridad Vial DEKRA 2021 pone el foco en las personas mayores y en la necesidad de preservar la movilidad en la tercera edad para favorecer su participación social. 

EuropaPress 3062341 hombre pasa calle mayor capital amanece peatonalizada junto otras 29 vias

Mayor riesgo de lesiones

El envejecimiento de la población tiene como consecuencia el aumento del número de usuarios de la vía pública de edad avanzada, tal y como indica el informe ElderSafe: riesgos y medidas para la seguridad vial de los mayores en Europa, publicado por la Comisión Europea en diciembre de 2015. Lo cual significa que también son más las personas mayores en riesgo de sufrir un accidente de tráfico o de causarlos.

Se estima que para 2050, una de cada tres personas fallecidas en carretera en la Unión Europea podría tener 65 años o más. En 2018, alrededor de un 29 % de todos los fallecidos en carretera en la UE eran personas mayores, esta proporción ya casi se ha alcanzado, unos 30 años antes de lo que se calculó en 2008.

Las personas mayores tienen un riesgo "desproporcionado" de sufrir lesiones en comparación con los usuarios más jóvenes, debido al proceso natural de envejecimiento y la fragilidad asociada, lo cual se traduce en un mayor riesgo de sufrir lesiones más graves, o incluso de fallecer. Según la Injury Database de la UE, entre los años 2005 y 2008, un 43 % de las víctimas mayores de accidentes de tráfico fueron hospitalizadas, frente a solo el 32 % de todos los accidentados.

También debe tener en cuenta la edad de los usuarios de la vía pública ya que, a medida que pasan los años, las condiciones de vida y la movilidad también cambian. Con el paso de los años, se transforma la actitud hacia la aceptación del riesgo y los comportamientos arriesgados, así como la capacidad de prever situaciones críticas. Así, desde DEKRA destacan el alto riesgo de sufrir un accidente cuando se desplazan a pie, en bicicleta convencional o en bicicleta eléctrica al que están expuestas las personas mayores .

También señalan que hasta los 65 años, es mayor el número de hombres cuyo comportamiento incorrecto resulta relevante para el accidente. A partir de esta edad, se iguala la proporción entre hombres y mujeres. El tipo de errores de los conductores que ocasionan accidentes también se diferencia en función de la complejidad del tráfico, por lo que desde DEKRA indican que las medidas para garantizar la movilidad segura en coche de las personas mayores deben centrarse principalmente en las situaciones de tráfico complejas.

Cuidar la salud del coche para cuidar la de los mayores

Estrategia proactiva

En este sentido, la Comisión Europea ha presentado un plan de actuación en su informe ElderSafe, para garantizar la seguridad de las personas mayores en el tráfico, y, para ello, se hace especial hincapié en la necesidad de prestar especial atención a los siguientes factores de riesgo: vulnerabilidad, enfermedades y limitaciones funcionales, toma de medicamentos, vías urbanas y peatones de edad avanzada.

Según el informe, es necesaria una estrategia proactiva a nivel nacional, regional y local, aplicando diferentes medidas en ámbitos como las infraestructuras, los cursos de conducción segura, los trayectos de evaluación con observaciones profesionales o las tecnologías de vehículos.

La tecnología es, sin duda, una herramienta que se puede aplicar en muchos campos, y el del tráfico no es una excepción. Los sistemas de asistencia a la conducción tienen un gran potencial para evitar accidentes, sobre todo los que están relacionados con comportamientos incorrectos, o al menos para minimizar sus consecuencias. Precisamente, las personas mayores se muestran muy receptivas a los asistentes electrónicos, según muestra una encuestra encargada por DEKRA. 

Sin embargo, podrían pasar casi 20 años hasta que la mitad de los conductores de turismos tuviesen un sistema de este tipo en su vehículo. Por lo tanto, para mejorar la seguridad vial lo antes posible, en especial para asegurar la movilidad de las personas mayores durante el mayor tiempo posible, "las medidas en el área de las infraestructuras físicas y en los vehículos solo pueden ser complementarias". Por ello, el enfoque debe centrarse en el factor humano, sin dejar a un lado las medidas a largo plazo. 

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor