Sociedad

Los epidemiólogos piden a los mayores que este verano no salgan de sus "burbujas"

Pablo Recio

Miércoles 9 de junio de 2021

8 minutos

Piden tener cuidado al romper los núcleos de convivencia con personas "de entre 15 y 50 años"

Epidemiólogos recomiendan a los mayores juntarse lo mínimo posible con jóvenes este verano
Pablo Recio

Miércoles 9 de junio de 2021

8 minutos

La vacunación de la casi totalidad de los mayores –más del 95% con una dosis– está cambiando radicalmente la evolución de la pandemia.

Poco a poco, los hospitales se van vaciando de personas de estas edades, cada vez son menos los que mueren, muchos vuelven –tras año y medio semiaislados– a socializar con más o menos normalidad y la incidencia en este grupo no para de bajar respecto a la del conjunto de la población. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, a día 7 de junio, era de 39 casos por cada 100.000 habitantes versus 120 para todas las edades o, en La Rioja, de 42, frente a 195 para el conjunto de la población. 

Y es que las vacunas contra el Covid que se están inyectando en Europa han demostrado que previenen gran parte de las infecciones –con más o menos eficacia según la variante y el sistema inmunológico de cada uno– y, en casi todos los casos –incluso con una sola dosis–, que evitan los cuadros muy graves de la enfermedad.

Por ello, –teniendo en cuenta estos datos– cabe preguntarse cómo debería ser, desde el punto de vista sanitario, el verano de los mayores. Un colectivo que, probablemente, ya habrá recibido la pauta completa de la vacuna en julio. 

Captura de pantalla 2021 06 08 a las 18.59.09

 

Fuente: Ministerio de Sanidad, a día 8 de junio.

 

Qué se puede hacer y qué se debería hacer

Por ahora, legalmente, los mayores podrán viajar al extranjero en verano sin hacerse un test gracias al Certificado Covid –como el resto de ciudadanos–, desplazarse por el territorio español con libertad –salvo que se infecten–, reunirse con el número de personas que deseen –en casi todas las comunidades y salvo en la hostelería y otros sectores regulados– y, quizá, a finales de junio, pasear sin mascarilla en la calle, tal y como adelantó el pasado lunes el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. 

Sin embargo, diversos expertos sanitarios consultados por 65Ymás recomiendan a los mayores precaución y seguir manteniendo todas las medidas de seguridad y cierto aislamiento, aunque, desde el Estado, ya no se apliquen restricciones o limitaciones. 

La razón: al principio del verano todavía no se habrá alcanzado la ansiada inmunidad de grupo necesaria para aplacar, del todo, la curva de contagios –puede que en algunas comunidades más castigadas por la pandemia esto suceda antes por la suma de personas que han pasado la enfermedad y los vacunados que no lo han hecho–.

Captura de pantalla 2021 06 08 a las 10.33.27
Fuente: Instituto de Salud Carlos III, a día 2 de junio. 

"Mejor pecar de cautela"

"Mi recomendación a las personas mayores ya vacunadas con pauta completa y, más aún, a los que sólo han recibido una dosis o todavía no están vacunados es que sigan aplicando las medidas de precaución, especialmente el uso de la mascarilla y mantener la distancia física", comenta a este diario el exdirectivo de la OMS, Daniel López-Acuña (@lopezacunad), que pide que los vacunados sigan cierto aislamiento ya que "deben recordar que, aún cuando estén vacunados, el riesgo de infectarse y ser contagiosos no desaparece. Lo que se reduce notablemente es el de enfermedad severa, hospitalización y muerte".

"Durante los próximos meses del verano es mejor pecar de cautela que de irreflexión", propone. "Yo insistiría en el uso de mascarilla y en tener mucha cautela al abrir las burbujas de convivencia, especialmente con los grupos de población no vacunados (15 a 50 años)", añade. 

Por su parte, el director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes, Juan José Badiola, es más optimista y entiende que estos meses que vienen serán más relajados para los mayores. "Creo que este verano les va a permitir desarrollar una vida bastante normal, porque la vacunación protege de sufrir una enfermedad grave, que es la consecuencia más temible de esta epidemia", sostiene.

Eso sí, matiza, "eso no quiere decir que se prevenga la infección por completo, pues es cierto que hay gente vacunada que se ha infectado, aunque de forma leve. Por eso, yo les recomendaría que siguieran usando mascarillas, particularmente en el transporte público, en tiendas, bares y en lugares donde se acumula gente, al menos hasta que se incremente más el programa de vacunación en España". 

Captura de pantalla 2021 06 08 a las 11.02.52
Fuente: Instituto de Salud Carlos III, a día 2 de junio. 

¿Una posible quinta ola en verano?

Otro posible escenario que podría ocurrir este verano es que se den repuntes de casos, sin aumentos considerables de hospitalizaciones, como ocurre actualmente en Reino Unido –sobre todo, en determinadas zonas del país–, y que este incremento de transmisión pueda ser peligroso también para personas vacunadas pero no bien inmunizadas, muchos de los cuales, podrían ser mayores. 

"En estos momentos, en España, sólo hay alrededor de un 20% de vacunados con pauta completa. Se sospecha que la variante delta (india) puede causar la Covid-19 en personas con una sola dosis de vacuna. Esto significa que hay un 80% de la población aún susceptible de contagiarse. Si no vigilamos, puede haber otra ola en verano, sí", afirma el investigador de la Universidad de Leicester (Reino Unido), Salvador Macip (@DrMacip).

Sin embargo, otros expertos consultados, que ven posibles algunos incrementos, descartan que, tras alcanzar un porcentaje suficiente de vacunación, se vaya a producir una nueva ola. "No es previsible cuando se supere el 70% de la población vacunada –el Gobierno prevé que esto ocurra en agosto–. En esas circunstancias, el virus se ve muy dificultado para propagarse", asegura Badiola.

"No se espera ninguna quinta ola después del verano si la cobertura de vacunación llega a superar más del 60% de la población española en el mes de agosto. Por ello, es tan importante el Plan de Vacunación y la gestión de todas las CCAA. El objetivo ideal es alcanzar ese 70% antes de finalizar el verano y poder tener un otoño lo más normalizado posible en todos los aspectos de la vida humana. Los mayores siempre deberían tener mayor precaución y prevención porque las ganas de vivir y de disfrutar tienen que trabajarlas un poquito más ya que las defensas y el sistema inmunitario suele ir decayendo a la vez que la musculatura y el cuerpo en general", argumenta la médico especialista en Salud Pública, María Sáiz. 

Por su parte, el exdirectivo de la OMS, López-Acuña, sostiene que "la probabilidad de una quinta ola después del verano es baja. El escenario es remoto a menos de que surjan variantes del virus que escapen a la eficacia de las vacunas".

Y en ese mismo sentido opina la inmunóloga del CSIC, Matilde Cañelles (@CanellesMatilde). "No sabemos qué pasará después del verano, depende de las nuevas variantes y de la capacidad que tengan de transmitirse y de evadir la inmunidad y, también, de que haya concienciación suficiente para que se vacune el 80% de la población. Soy moderadamente optimista, pero aún hay posibles problemas en el horizonte que espero no se materialicen", apunta. 

¿Tercera dosis a la vuelta del verano?

Por último, haya o no un repunte de casos, es posible que, dentro de un determinado tiempo, los mayores necesiten una inyección de refuerzo, si el virus sigue circulando, para afianzar la inmunidad después del verano. Así lo prevén en el Ministerio de Sanidad e incluso barajan que quizá podría ser necesaria en 2022 para toda la población ya sean dosis de ARN (Pfizer, Moderna o Novavax) o de proteína (Curevac o Sanofi, las dos europeas).  

No obstante, los expertos con los que ha conversado este periódico no lo tienen tan claro. "Veremos si hacen falta dosis 'de recuerdo' más adelante, pero si alguien tiene que recibirlas será, sin duda, los que tienen más riesgo de tener complicaciones. No sabemos hasta cuando protegerán las vacunas", apunta Macip. 

"Aún es demasiado pronto para saber si se necesitará una tercera dosis de recuerdo en otoño. Todavía no sabemos cuánto dura la inmunidad natural producida al infectarse o la inducida por las vacunas. Esta información habrá que generarla y analizarla y, en función de si declina o no la inmunidad en tiempo corto, mediano o largo, tomar la decisión de si poner una tercera dosis o si revacunar en uno, dos o tres años", señala por su lado el epidemiólogo López-Acuña. 

Tampoco Juan José Badiola es partidario de "precipitarse" con esta decisión. "Si fuera necesario vacunarse de nuevo ya lo dirán las autoridades sanitarias. Eso ocurriría en el caso de que se generalizase una nueva variante del virus que escapara a la protección vacunal", comenta.

"Si se recomienda tercera dosis a mayores de 65 años con estudios que lo respalden, no deberían dudar en ponérsela. Creo que se podrá hacer en simultáneo con la de la gripe. Aunque aún no sabemos cuánto durará la inmunidad producida por vacuna en este segmento de población", concluye la científica del CSIC Matilde Cañelles. 

Sobre el autor:

Pablo Recio

Pablo Recio

Pablo Recio es periodista especializado en sociedad y salud, es graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera profesional en el diario El Mundo cubriendo información cultural y económica. 

En 65Ymás, ha contado el drama vivido en las residencias durante la pandemia y ha sacado diferentes exclusivas de impacto como 81 menús de residencias de mayores, a examen: "Baja calidad nutricional y abuso de procesados"que fue citado en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. 

Además, es cofundador de la radio online Irradiando y cuenta con un máster en Gobernanza y Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Madrid y otro en Periodismo por el CEU San Pablo/Unidad Editorial. 

… saber más sobre el autor