Sociedad

Una joven relata la pesadilla vivida por su abuela de 93 años para salir de Ucrania

María Bonillo

Foto: Instagram: @alisa.proskura

Jueves 24 de marzo de 2022

8 minutos

"Dos días en la carretera sin dormir, ventisca, sonido de explosiones, con diabetes..."

joven relata viaje madre abuela salir ucrania
María Bonillo

Foto: Instagram: @alisa.proskura

Jueves 24 de marzo de 2022

8 minutos

La Guerra en Ucrania suma ya 27 días desde que Rusia entrara en el país y comenzara una gran operación militar el pasado 24 de febrero. Desde entonces, son más de 3,5 millones las personas que han salido del país, según datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que estima que en más de diez millones quienes han tenido que abandonar sus hogares en menos de cuatro semanas.

Entre esas personas que han tenido que abandonar su país para huir del horror de la guerra se encuentra la familia de Alisa Proskura, una joven ucraniana que llegó a Galicia hace tres años. Desde entonces, trabaja creando joyas con materiales autóctonos naturales, pero admite en sus redes sociales que ha tenido que hacer un pequeño parón en su negocio para poder traer con ella a España a su madre y a su abuela, de 93 años, desde Ucrania. 

"Fue la semana más difícil de mi vida", explica en su cuenta de Instagram, donde relató el duro viaje que tuvieron que soportar, ella, pero sobre todo su madre y su abuela, hasta que por fin se reunieron. 

"6.500 kilómetros, 6 países, un millón de obstáculos, desde problemas en el coche hasta contratiempos con los certificados internacionales de COVID, cantidad máxima de estrés y cantidad mínima de descanso". Así relata cómo fue el largo viaje que tuvo que realizar para poder encontrarse con el resto de su familia. Aunque, añade, fue "completamente incomparable" con lo que tuvieron que vivir su abuela y su madre.

"Dos días en la carretera sin dormir en condiciones que no puedo ni imaginar, con sonido de explosiones y sirenas, con escarcha y ventisca, con diabetes y a los 93 años, más todo lo anterior", asegura. "No sé cómo mis padres tuvieron la fuerza, y nosotros tuvimos suerte, pero ahora ¡estamos juntos!", añade, incluyendo una imagen del encuentro familiar. 

 

 

Alisa explica que se trató de un "viaje de emergencia, cuyas condiciones cambiaban constantemente". "Así que estoy muy agradecida con todos los que ayudaron", escribe, haciendo especial mención a su hermano, "que lamentablemente se quedó en Ucrania; a mi pareja, que nos llevó todo el camino y apenas durmió; a todos los voluntarios de AGA-UCRANIA por sus consejos y apoyo; a todos los voluntarios en Dnipro, Truskavets, Chop y Zahony por cuidar a mi madre y abuela. ¡Y a todos vosotros, por esperar los pedidos y por palabras de apoyo!"

Con todo, Alisa recueda que "la guerra en Ucrania no ha terminado", pero que su situación personal había cambiado y agradece que, por lo menos, "los más vulnerables de mis familiares están a salvo".

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor