Sociedad

El periplo de una pareja de 72 y 74 años rumbo a España para escapar de la guerra en Ucrania

María Bonillo

Foto: Europa Press

Viernes 4 de marzo de 2022

3 minutos

Tuvieron que abandonar su casa "con lo puesto"

El periplo de una pareja de 72 y 74 años rumbo a España para escapar de la guerra en Ucrania. Foto: Europa Press
María Bonillo

Foto: Europa Press

Viernes 4 de marzo de 2022

3 minutos

La guerra en Ucrania está generando una gran cantidad de imágenes e historias impactantes que dan cuenta de la dureza y el horror que se está viviendo a kilómetros de aquí. A veces puede parecer lejano, pero la realidad golpea fuerte cuando se conocen testimonios como el de Lilia, originaria de Ucrania, quien cuenta cómo sus dos abuelos han tenido que abandonar su casa con lo poco que tenían para escapar de la guerra.

Salieron hace dos días con lo puesto. Apagaron la luz y el gas y cogieron una mochila, agua y el abrigo”, explicaba Lilia, que vive actualmente en Zaragoza, al diario Hoy Aragón

Explicaba que en esa mochila, sus dos abuelos, Luzmilag, de 72 años, y Olekzander, de 74, solo llevaban las medicinas necesarias para paliar sus dolores de espalda y piernas, lo cual hacía el viaje aún más duro

Por insistencia de la hija de la pareja, accedieron a abandonar su casa de toda la vida y emprender el largo viaje que los llevaría hasta Zaragoza. “Han llegado a Rumanía entre la nieve y el frío, soportando dolores y un camino de más de cuatro horas en coche y otra parte más caminando. Todavía deben viajar a Viena, donde cogerán un avión hasta Madrid, y luego en Zaragoza pediremos asilo para ellos”, explicaba Lilia.

 

Una pareja, de 72 y 74 años, huye de Ucrania a Zaragoza: "No están descansando ni comiendo". Foto: Europa Press

 

Olekzander dedicó su vida a trabajar en la industria textil de la antigua Unión Soviética, elaborando trajes y diseños para el gobierno y ejército ruso.  Ahora, el mismo país para el que trabajó ataca su casa mientras él se ve obligado a marcharse con una pensión de apenas 80 euros mensuales, a los que se suman los poco más de 50 que cobra su mujer. Puede parecer algo "contradictorio", explicaba Lilia, pero  al final es "una realidad que viven muchos ucranianos"

Luzmilag y Olekzander ya están fuera de Ucrania, sin embargo "son mayores y tienen muchos problemas físicos", explicaba su nieta, por lo que siguen de cerca todas las noticias que les llegan de ellos. "No es un viaje que puedan hacer fácilmente y probablemente no están descansando ni comiendo como deberían”. Pero hija y nieta esperan que puedan llegar a Madrid en los próximos días, deseando únicamente que "lleguen sanos y salvos". 

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor