Sociedad

Móstoles alojará la primera residencia para mayores LGTBI de España

65ymás

Miércoles 24 de junio de 2020

3 minutos

Se trata de un proyecto conjunto entre el ayuntamiento y la Fundación 26 de Diciembre

Mayores LGTB

Móstoles será el primer Ayuntamiento de España en firmar un acuerdo de colaboración con la Fundación 26 de Diciembre (@fundacion26D) para la creación de un espacio residencial para mayores LGTBIQ+. La Junta de Gobierno ha aprobado este martes el convenio de colaboración pública que convertirá a Móstoles en el primer ayuntamiento en apoyar este tipo de proyectos de atención a mayores del colectivo, "lo que coloca al municipio a la vanguardia de la lucha por la igualdad en derechos sociales", según anuncian en un comunicado.

En una apuesta por la inclusión y la igualdad, el ayuntamiento Móstoles (@AytoMostoles) firmará este convenio por un período de cuatro años. Su objetivo: implementar y desarrollar actuaciones de integración social del colectivo LGTBIQ+ que ayuden a prevenir situaciones de exclusión social, desatención y maltrato. "Muchos mayores del colectivo se ven obligados a volver a esconder su orientación sexual cuando tienen que ser ingresados en una residencia de mayores para evitar ser discriminados", explica el presidente de la Fundación 26 de Diciembre, Federico Armenteros, principal impulsor del proyecto, que trabaja en paralelo para abrir una residencia de mayor tamaño en Villaverde el próximo año.

Unidades de alojamiento autónomas para no dependientes

El proyecto permitirá habilitar un espacio residencial que se llamará "La Casa de Txema de Roa". Una residencia para mayores que dotará al colectivo de personas mayores LGTBIQ+ de una infraestructura residencial compuesta por unidades de alojamiento autónomas, unipersonales y/o de parejas, que cuenten con servicios colectivos, de uso libre, y que den alojamiento a residentes con una situación psicofísica y social que no precise de recursos de mayor intensidad. El centro no está orientado a personas dependientes, pero se tendrá en cuenta un reajuste de los servicios, tareas, funciones y personal para su atención en caso de que sea necesario.

La puesta en marcha de este proyecto, que pretende dar una respuesta a las necesidades de los mayores de este colectivo tan vulnerable, no supondrá ningún presupuesto específico por parte del ayuntamiento de Móstoles, por lo que la Fundación 26 de Diciembre será la responsable de los gastos generales y de mantenimiento y reparaciones del espacio.

Cohousing LGTBI, un proyecto para convivir en diversidad

 

Traslado desde otras residencias

A través de la Concejalía de Derechos Sociales, el Ayuntamiento realizará las gestiones necesarias para que todos los mayores del colectivo LGTBIQ+ que estén en otras residencias de la Comunidad de Madrid puedan ser trasladados a esta residencia de la Fundación 26 de Diciembre en Móstoles si así lo desean.  El consistorio, por su parte, gestionará las plazas vacantes del centro, en el que no se excluirá al colectivo heterosexual. "Queremos que sea un espacio abierto a todo el que lo necesite y esté dispuestos a vivir en diversidad", apunta Federico Armenteros. 

La Fundación 26 de Diciembre se creó en octubre de 2010 para trabajar en favor de la dignificación y el cuidado de los mayores LGTBIQ+ y poner en marcha residencias especializadas en los mayores de este colectivo. La de Móstoles será la primera que empiece a funcionar. "Este primero proyecto, más pequeño que el de Villaverde, pretende apoyar a los mayores que no se han atrevido a salir del armario", explica Federico Armenteros. "Se trata de una gran noticia, un gran paso para una sociedad diversa, y que supone no solo un gran apoyo a la causa sino también la movilización de recursos", añade Armenteros.

1
JOSE ANTONIO PADILLA RIBERO Hace 13 días
¡ALUCINANTE! Los "progresistas" de cartón-piedra e invernadero mental nos dicen que, los de derechas y liberales, somos racistas y segregadores y antiesto y antiaquello y ellos METEN EN UN GHETO a personas TOTALMENTE INTEGRADAS EN LA SOCIEDAD, que no necesitan ser traídas y llevadas (parece que con su contento, no lo olvidemos) por la propaganda de izquierdas, como si fueran seres vandalizados o de tercera regional. Para esto sí hay dinero, pero para residencia públicas generales ¡no!