Sociedad

Phil Kingston, el Greta Thunberg de 83 años que lucha contra el cambio climático

Victoria Herrero

Foto: Extinction Rebellion

Domingo 20 de octubre de 2019

2 minutos

Este activista inglés ha sido detenido en 13 ocasiones por cortar el tráfico o hacer pintadas

Phil Kingston, el azote contra el cambio climático a sus 83 años

Puede que de oídas el nombre de este abuelo de 4 nietos no le diga nada a la mayoría, pero para la policía inglesa y los políticos británicos su nombre es de sobra conocido y su cara no pasa desapercibida. Phil Kingston, así se llama este tenaz hombre nacido en la localidad de Bristol, es un activista social contra el cambio climático que lucha por defender el entorno natural. Aunque eso le cueste alguna que otra noche en el calabozo o presentarse ante un juez por sus actos. 

Y todo sin despeinarse a sus 83 años y pese a que ha sido detenido en múltiples ocasiones (13 en total) por subirse a lo alto de un tren para protestar, hacer pintadas en edificios públicos, cortar el tráfico en las calles londinenses o encadenarse junto con sus compañeros del grupo Extinction Rebellion (@ExtinctionR). Una plataforma ecologista que desde que comenzó su lucha en Londres ha contado con la ayuda de 40.000 personas que se han querido sumar a estas protestas. Reivindicaciones que también han contado con el respaldo de otras figuras en su mismo objetivo como es el caso de la joven sueca Greta Thunberg que ha logrado plantar cara a los principales líderes mundiales.

Phil Kingston, el azote contra el cambio climático a sus 83 años

Sus nietos, la razón de sus acciones reivindicativas

A Phil poco parecen importarle las veces que es puesto ante las autoridades judiciales, perfectamente trajeado eso sí. La mayor preocupación de este hombre de 83 años es que la sociedad se conciencie del daño que se está causando a los recursos naturales del planeta. "Las molestias que podemos causar a esta gente son muy pequeñas comparadas con las atrocidades que sufren en otros sitios y que acabarán llegando aquí también”, explica cuando justifica su acción de cortar las carreteras o el tráfico ferroviario. "También estoy aquí porque la gente más pobre del mundo está sufriendo las peores consecuencias de la crisis del clima y el medioambiente", continúa.

Unos actos que, en palabras del propio Phil Kingston, realiza para dejar a sus nietos un futuro mejor en el que vivir. "Los quiero mucho y me rompe el corazón pensar el mundo que les estamos dejando”, defiende emocionado.

Pero la salud de la tierra no es la primera lucha que ha tenido Phil Kingston en sus más de 80 años de vida, sino que ha levantado la voz durante los últimos años en contra de las armas nucleares, el tráfico ilegal de armas o la guerra que se produjo en Irak

0

No hay comentarios ¿Te animas?