Sociedad

Tener una mascota reduce tu estrés

Olga Selma

Foto: BIgStock

Miércoles 21 de julio de 2021

4 minutos

Se ha demostrado que acariciar animales como perros y gatos reduce la presión arterial y el estrés

Por qué tener una mascota reduce tu estrés
Olga Selma

Foto: BIgStock

Miércoles 21 de julio de 2021

4 minutos

Los estudios muestran que las personas con mascotas tienen menos probabilidades de sufrir una depresión. Por ejemplo, el solo hecho de acariciar a un perro durante unos 15 minutos puede reducir la presión arterial al ser una actividad relajante y de vinculación con otro ser vivo que nos brinda afecto. La hormona del estrés, el cortisol, también se reduce cuando pasamos tiempo con una mascota, mientras que las hormonas que nos hacen sentir bien, estamos hablando de la serotonina y la oxitocina, aumentan. Ello sucede porque las personas tenemos una necesidad innata de contacto y cariño. Y si bien idealmente otra persona puede satisfacer esta necesidad, acariciar o abrazar a un animal puede tener el mismo efecto en nosotros.

También es muy probable que el hecho de tener una mascota nos obligue a adoptar hábitos de vida saludables, como hacer ejercicio con regularidad, al tener que atender las necesidades del animal. Un estudio realizado por la Universidad de Australia Occidental encontró que los dueños de perros tenían más del triple de probabilidades de caminar regularmente por el barrio que las personas sin perros. Y ya sabemos que hacer ejercicio habitualmente puede ayudar a reducir la ansiedad y la depresión e incluso puede tener un efecto positivo en las personas que padecen afecciones mentales graves.

bigstock Mascotas que calman el estrés

Compañía y motivación en el día a día

Todo ello no son factores que pasen desapercividos por los profesionales de la atención sociosanitaria. La Fundación Mascotas para los Mayores (Pets for eldery) que trabaja con animales de terapia, ha recopilado investigaciones sobre los beneficios de la terapia con mascotas para personas mayores y destaca que quienes tienen una mascota tienden a cuidarse mejor. Hacernos cargo de ella nos obliga a desarrollar una rutina, animándonos a cumplir con nuestras tareas con regularidad y a mantener unos horarios y salidas ordenadas ya que nuestro animal nos lo reclamará, sin ninguna duda. Se trata de hacernos cargo de otro ser vivo que nos necesita y para los que somos especiales. 

Tal y como indica la Fundación Pets for eldery, para las personas mayores desanimadas por su edad, apariencia o habilidades limitadas, las mascotas son una compañía bienvenida, que les recuerda que aún pueden ser amadas y necesarias, de forma que brindan un sentido de propósito: proporcionan una razón para levantarse por la mañana, y combaten los síntomas de la depresión y el estrés al eliminar los sentimientos de inutilidad o impotencia.

También implica una mayor interacción social, porque pasear a nuestro perro nos obliga a salir de casa y ello aumenta las oportunidades de socializar con los vecinos y, sobretodo, con los dueños de otros perros. Lo que supone una disminución de la sensación de soledad que tienen muchas personas mayores. Además, una mascota, en especial un perro, nos brinda una compañía constante y es una fuente de afecto, cariño y también de conversación. No olvidemos que resulta relativamente fácil conversar con un perro que nos atiende pacientemente. Aunque él no hable si entiende nuestro estado de ánimo e interpreta nuestro tono de voz y expresión corporal. Además, nuestra mascota buscará siempre estar a nuestro lado, lo que ayuda a calmar la ansiedad.

 

 

Sobre el autor:

Olga Selma

Olga Selma es redactora especializada en temas de salud, alimentación y consumo.

… saber más sobre el autor