Sociedad

¿Qué comen los mayores en las residencias?

65ymás

Sábado 3 de octubre de 2020

3 minutos

Los centros Los Nogales siguen pautas de alimentación adaptadas a cada persona

¿Qué comen los mayores en las residencias?

Nuestra capacidad de adaptación puede verse afectada por ciertos cambios en los hábitos cotidianos. Por esta razón, desde los centros sociosanitarios Los Nogales quieren cuidar las tareas que se realizan a diario para procurar estabilidad en la persona mayor. Para ellos, la alimentación es algo fundamental, ya que juega un papel esencial en su bienestar y en su salud.

La alimentación puede variar dependiendo de varios factores como la edad, el sexo, los hábitos alimentarios o la dentición, entre otros. Por eso, Los Nogales sigue pautas de atención centrada en la persona, adaptando todas las comidas, para garantizar que se ajustan a las características personales de cada uno de los residentes. 

Confeccionan menús equilibrados y variados siguiendo recetas tradicionales dentro de la dieta mediterránea. En estas recetas destacan el consumo de frutas y verduras, pescados, tubérculos, legumbres y cereales. Lo hacen, además, atendiendo a la capacidad de adaptación de estas comidas a las diversas texturas que pueden tolerar los residentes, 

Desde el departamento de nutrición y dietética se procura mantener un estado óptimo de salud y se tienen en cuenta los requerimientos nutricionales diarios de la población anciana a la hora de preparar los menús mensuales. Así, en los centros se ofrecen diferentes tipos de menús adaptados (basal, diabético, fácil masticación y turmix).

Además, tras valorar la incidencia de ciertas enfermedades comunes dentro de este tipo de población, se atienden dichas necesidades patológicas elaborando dietas específicas (dieta baja en grasa, dieta hipocalórica, dieta de protección renal, dieta de protección gástrica…). Para desarrollar estas medidas nutricionales se cuenta con el apoyo y el trabajo de un equipo multidisciplinar.

Tras la crisis sanitaria derivada del Covid-19 se ha visto mermada la salud de la población general afectada por la enfermedad. Por ello, el equipo de nutrición, con el apoyo del resto de profesionales, adoptaron medidas dietéticas concretas para mejorar la situación nutricional de los residentes, tanto de los que pasaron la enfermedad como de los que no, ya que se vieron igualmente afectados al verse modificadas sus actividades y rutinas diarias. 

Por lo tanto, se procedió a revalorar nutricionalmente a los residentes con la realización del test MNA. A través de estas pruebas se pudo observar parámetros como variaciones en su peso, pérdida de apetito, situaciones agudas, estrés psicológico, etc. A continuación, se tomaron nuevamente medidas antropométricas, actualizando IMC y peso de los residentes.  Todo esto permitió detectar de forma más exacta las necesidades de los residentes en ese momento  y se estableció como medida dietética notable la elaboración de un suplemento casero que contribuyese  a aumentar el aporte proteico y energético diario, el cual se les proporcionó en las meriendas.

Estas medidas se siguen llevando a cabo y se siguen elaborando en coordinación con el resto del equipo. Las necesidades individuales de cada residente, detectadas tras realizar su correspondiente valoración nutricional, marcan siempre la pauta de actuación. En base al resultado de esta valoración nutricional completa (parámetros antropométricos y bioquímicos, MNA, pérdida de peso y o apetito, incidencias de enfermedades relacionadas, etc.), cuando es necesario se procede al consiguiente seguimiento nutricional trimestral, en el que se hacen recomendaciones individualizadas tales como modificación de la dieta, enriquecimiento proteico y/o calórico o modificación de la consistencia mediante las medidas dietéticas antes mencionadas. 

En conclusión, desde el departamento de nutrición de los centros sociosanitarios Los Nogales trabajan de manera constante para seguir adaptándose a las necesidades de los residentes, teniendo muy en cuenta sus gustos y hábitos y coordinándonos con el resto de profesionales en cada centro. Además, realizan formaciones, trabajan conjuntamente con cocina y comedores y se mantienen en plena conexión con el departamento médico, psicológico y de terapia ocupacional. El objetivo es claro: contar siempre con nuevas y mejores maneras de alimentar a los mayores sin perder nunca de vista su salud y bienestar.

0

No hay comentarios ¿Te animas?