Sociedad

¿Qué reclaman los pensionistas que se manifiestan en Bilbao?

Pablo Recio

Foto: Personas Jubiladas de Vizcaya.

Bilbao, Martes 5 de marzo de 2019

4 minutos

Conversamos con el secretario de la asociación Personas Jubiladas de Vizcaya, Víctor Etayo

Luis Alejos: El dilema del desgobierno y las pensiones

El 15 de enero de 2018, más de un centenar de personas jubiladas salieron a las calle de Bilbao, convocados a través de las redes sociales. El motivo de la concentración: la carta de la entonces Ministra de Trabajo Fátima Báñez en la que anunciaba la subida de las pensiones en un 0,25%. Indignados, salieron a protestar y, una vez concluyó la concentración, decidieron que cada lunes volverían a juntarse para reivindicar su derecho a una jubilación digna. Lo que no esperaban, es que, con el paso de las semanas, más y más personas se sumarían a las concentraciones, llegando a más de mil en cada manifestación. Asimismo, tampoco se imaginaban que las movilizaciones se iban a extender por todo el país.

Este lunes se han vuelto a concentrar. Esta vez, han reclamado a los políticos que cumplan con sus promesas y que incluyan las peticiones de los manifestantes en sus programas. Además, al calor de las movilizaciones del 8-M, han reclamado la igualdad de las pensiones de hombres y de mujeres. Para conocer todas las reivindicaciones del movimiento, 65Ymás ha charlado con el secretario de la asociación Personas Jubiladas de Bizkaia (PJB), Víctor Etayo, que forma parte del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia que cada lunes llama a la movilización.

¿Se esperaban el gran impacto que sus movilizaciones han tenido en la política, los medios de comunicación y la opinión pública?

Para nada. Si nos llegan a decir el año pasado que íbamos a seguir en la calle y a tener estos resultados, pensaríamos: nos están tomando el pelo.

¿Cómo recuerda los inicios del movimiento?

El 22 de febrero de 2018, nos juntamos bastante gente. Por aquel entonces, ya habíamos formado el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia, al que pertenecen muchos pueblos de la provincia. Ese día, todos ellos vinieron a Bilbao e hicimos una manifestación desde el Ayuntamiento hasta la Subdelegación del Gobierno. Además, llevábamos las cartas que habíamos recibido de Fátima Báñez en dos cajones y tratamos de entregárselas al subdelegado del Gobierno para que se las hiciese llegar al Ministerio.

Fue un punto de inflexión…

A partir de ese momento, vino el rechazo al aumento del 0,25% y la oposición al mensaje de que no había dinero y de que las pensiones no se podían revisar. Todo cambió cuando el PNV pactó con el PP aumentar las pensiones y posponer la subida del 0,25 para 2023. En enero estas medidas parecían imposibles pero en abril no, por tanto, algo conseguimos. Posteriormente, estuvimos en Madrid con el grupo Unidos Podemos y con las mareas. Les transmitimos nuestras demandas y, después, nos recibió también el grupo socialista que, en aquel momento, estaba en la oposición. Ambos grupos políticos adoptaron como suyas nuestras demandas.

¿Qué le piden al Gobierno actual?

Que sea valiente. Siempre recordaré las palabras textuales de Magdalena Valerio, cuando era asesora de Pedro Sánchez. La socialista calculó que se habían detraído, en los últimos 40 años, 853 mil millones de euros del dinero de los fondos de las cotizaciones de los pensionistas para destinarlos a otras partidas. Según ella, con este dinero tendríamos cubiertos los cobros hasta el año 2050. El argumento de que las pensiones no son sostenibles es un invento del Pacto de Toledo que se creó para que pasasen a manos privadas.

Concentración en Bilbao (25 de febrero de 2019)/ Europa Press.

¿Creen que las pensiones se deben financiar en parte vía Presupuestos?

Sí, lo tenemos muy claro. En su día había superávit y se invirtieron 853 mil millones de los fondos de los pensionistas en construir autopistas, aeropuertos o hospitales…

¿Cómo vivieron la ruptura del Pacto de Toledo?

Desde que existe, el Pacto de Toledo se ha dedicado a que las pensiones no sean sostenibles. Fue creado para destruirlas, así como para acabar con el estado del bienestar.

¿Contemplan un modelo mixto de pensiones?

Se aplica en otros países que llevan muchos años con esta filosofía y que, por cierto, no tienen un sistema de pensiones tan eficaz como el español.

Ahora que se acerca el 8-M ¿qué proponen en materia de igualdad de género desde el punto de vista de las pensiones?

Reclamamos una pensión mínima de 1.080 euros. Hace un año nos decían que no era posible pero, si hay intención política, sí que lo es. Cuando hablamos con la ministra Magdalena Valerio se lo explicamos y lo entendió.

Se financien con impuestos o vía cotizaciones, ¿cuánto habría que subir el salario mínimo para hacer viables las pensiones?

Llevamos tiempo pidiendo al Ayuntamiento de Bilbao un salario mínimo de 1.200 euros. No es sólo una recomendación nuestra. España ha firmado la Carta Social Europea en la que se dice que el salario mínimo interprofesional debe suponer el 60% del sueldo medio. Si somos europeos para el IVA y para los impuestos hay que serlo también para estos temas. La medida reactivaría la economía y generaría movimiento de dinero, consumo y empleo.

¿Qué piden al Gobierno Vasco?

El PNV no tiene la capacidad de fijar el salario mínimo pero sí que puede usar la Renta de Garantía de Ingresos. Podría conseguir que fuesen 1.200 euros y funcionaría como un motor para la economía. Es más, si quisieran, se unirían a los planteamientos del PSOE y de Podemos y conseguirían la mayoría suficiente para sacar adelante estas leyes aunque sea en este corto periodo antes de las elecciones. Hace falta voluntad. Lo que pasa es que los políticos suelen tenerla cuando están en la oposición.

Ahora que se acercan las elecciones, ¿llevarán sus propuestas a los diferentes partidos?

Hemos elaborado un escrito con 19 hojas con nuestras reivindicaciones. Se lo transmitiremos este mes a los políticos. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?