Sociedad

"Falta de personal, test y EPIS": viejos errores conducen a las residencias de Aragón al desastre

Pablo Recio

Martes 4 de agosto de 2020

1 minuto

Organizaciones de trabajadores piden controles más estrictos e inspecciones para evitar contagios

"Falta de personal, test y EPIS": viejos errores conducen a las residencias de Aragón al desastre

Las residencias de mayores de Aragón han pasado a estar de nuevo bajo el punto de mira de las autoridades sanitarias. La región, que lleva semanas registrando a diario centenares de casos de COVID-19, se ha convertido en uno de los focos más importantes de contagio del país y sus centros de mayores no se han librado del virus.

En concreto, hay cerca de 50 brotes localizados en geriátricos y más de un centenar de infectados, algo, que ha obligado al Gobierno de Aragón a restringir las visitas de familiares que se habían reanudado tras la desescalada. 

Con todo, pese a que la mayoría de los brotes han tenido pocos contagiados, dos residencias, una en Teruel y otra en Huesca, han registrado cifras de contagios que recuerdan a los comienzos de la pandemia, en una comunidad, en la que el 83% de los decesos por coronavirus han tenido lugar en estos centros. 

El caso de la residencia de Teruel

65Ymás ha querido conocer más de cerca el caso de la Casa Familiar de Burbáguena (en Teruel), gestionada por la Fundación Cruz Blanca, en la que se han infectado más de 60 usuarios -sobre un total de 94 residentes-, 11 trabajadores han dado positivo y han fallecido cinco mayores.

La razón de este gran impacto del virus en el centro, según denuncia la secretaria del Sector Servicios Sociales de UGT Aragón (@UGTAragon), Angélica Mazo, sería que los gestores no habrían tomado medidas "radicales" a tiempo. Algo que, según Mazo, es determinante a la hora de atajar un posible contagio masivo -según el Ministerio de Sanidad, basta con que se detecte un único caso en una residencia para que se considere brote-. Asimismo, tampoco los trabajadores habrían contado, según Mazo, con "EPIs suficientes", lo que habría posibilitado la expansión del virus.

Y es que, el primer caso de este centro se detectó en un hospital, cuando ingresó un usuario por causas ajenas al COVID, según señalan medios locales. Tras este positivo, se dio la voz de alarma y se realizaron pruebas PCR a los usuarios y trabajadores durante los días siguientes. En paralelo, el Gobierno de Aragón inspeccionó el centro y aseguró, posteriormente, que iba a denunciar a los gestores por posibles responsabilidades. 

Por otra parte, la sindicalista denuncia que otro posible causante indirecto de contagios, en este y otros centros, puede ser la falta de personal. "Es algo crónico y una competencia autonómica. Ha sido uno de los pilares para que ocurran estas cosas en las residencias. Tenía que haber habido más personal. Están formados y hacen lo que pueden dentro de los medios que tienen", apunta. 

 

EuropaPress 3255064 sira repolles maria victoria broto rueda prensa

 

"Lo primero que tiene que haber es personal y protocolos claros que se cumplan. La administración tiene que controlar esto", añade. Igualmente, Mazo pide más "inspecciones" para que se verifique que los controles sean estrictos.

Pero, si algo es determinante a su parecer, a la hora de prevenir este tipo de contagios masivos, es que se realicen pruebas PCR a toda la plantilla de forma más periódica. "Habría que hacerlas semanalmente. Sería un arma buenísima. Si hubiera un control así, cogeríamos todo desde el inicio", asegura. 

Esta medida, según la sindicalista, es aplicable a todas las residencias de Aragón, puesto que lo que ha sucedido en Burbáguena podría tener lugar en cualquier otro centro en el que no se detecten los casos a tiempo. 

La fundación asegura que actuó correctamente

Por otro lado, fuentes de la fundación que gestiona el centro desmienten al sindicato y sostienen que se ha hecho "una labor impecable". "Está todo bajo control", comentan. Y es que, según aseguran, se ha sectorizado el centro, enviado usuarios a otras residencias y derivado al hospital a positivos u otros pacientes que lo necesitaban.

"Además, hemos conseguido cubrir personal y estamos dando el servicio al máximo de rendimiento. En la Casa Familiar quedan 52 personas, 41 son positivos, 8, negativos y quedan 3 por saber", señalan. Además, se han trasladado a otros residentes al centro COVID, Gea de Albarracín. 

"Hemos repasado los protocolos y son impecables. Se ha dicho que se iban a presentar denuncias y no queremos entrar en eso, no hay base. Ha sido fruto de algún malentendido. Nos hicieron una inspección, porque el centro se iba a convertir en centro COVID", aseguran. Aun así, desde la Fundación sí que coinciden con los sindicatos en pedir más test de forma periódica, para prevenir. 

Este diario se ha puesto en contacto con el Gobierno de Aragón, pero aún no ha recibido una respuesta. 

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?