Tecnología

¿Cómo funciona la carga inalámbrica en los teléfonos móviles?

Ignacio Casanueva

Martes 1 de diciembre de 2020

1 minuto

El material del smartphone condiciona la posibilidad de utilizar este tipo de carga

¿Cómo funciona la carga inalámbrica en los teléfonos móviles?
Ignacio Casanueva

Martes 1 de diciembre de 2020

1 minuto

Los teléfonos móviles son una extensión más de nuestro cuerpo. Nos acompañan en cada momento, nos permiten estar conectados y resolver todas las dudas y problemas que nos surgen.

Pero al contrario que el cuerpo humano, los smartphones necesitan conectarse físicamente para poder recargar la batería. Un hecho que en algunos de estos aparatos no se cumple, ya que una de las novedades de la tecnología es que pueden cargarse de forma inalámbrica. Es decir, bastaría con apoyar el teléfono móvil sobre una superficie para que este comience a cargarse.

En realidad, la carga inalámbrica no es tal como se piensa, es por contacto. No significa que por ejemplo al entrar en una habitación comience a cargarse la batería. El método de funcionamiento es sencillo, generar un campo electromagnético que genere energía y se pueda captar en el otro extremo; de este modo el soporte emite la carga y el teléfono móvil la recibe.
Estos campos se generan a través de bobinas. El cargador tiene una que es la encargada de convertir la corriente eléctrica en un campo magnético ascendente. EL teléfono móvil debe tener otra, para cerrar el círculo.

¿Por qué no conviene cargar la batería del móvil al máximo?

 

Es aquí donde se presenta le problema, ya que hay muchos dispositivos que no disponen de estas bobinas que capten la señal que genera el cargador. Una de las diferencias es que los móviles que sí tienen esta nueva tecnología incorporada no son de metal. En estos casos suelen ser de cristal o plástico, ya que estos materiales no conducen la electricidad, al revés que el metal por lo que éste se podría calentar y resultar peligroso.

Cómo elegir cargador

Cada vez más móviles tienen incorporada esta tecnología. Por lo normal las marcas dan un cargado oficial, pero podemos elegir el nuestro según dos factores: la potencia y la posición.

  • La potencia varía de uno a otro, por lo que también variará el tiempo de carga. No significa que podamos coger el cargador con la máxima potencia, porque no todos los smartphones la soportarán. Hay que fijarse en el rango, y con ello elegir.
     
  • La posición es el segundo detalle en el que fijarse. Hay cargadores que permiten poner el smartphone en vertical, lo que permite leer en la pantalla de forma sencilla, si se recibe un mensaje, por ejemplo. En función del modelo concreto es posible tener varias posiciones a la hora de cargar el teléfono.

La carga inalámbrica parece que ha llegado para quedarse, de modo que conocer todos sus detalles y potencial, será la mejor preparación para adaptarnos a las nuevas comodidades que nos traerá.

0

No hay comentarios ¿Te animas?