Tecnología

¿Es recomendable usar el cargador original del móvil u otro universal?

Victoria Herrero

Martes 3 de diciembre de 2019

1 minuto

Prácticamente son iguales pero, en algunos casos, se producen problemas de recarga de la batería

Cargador de batería

Cada cierto tiempo vamos cambiando de teléfono móvil, lo que se traduce en que vayamos acumulando cargadores sin mucho sentido. Ya sea para tenerlos en casa a modo de repuesto, para llevarlos de viaje o simplemente guardar uno en nuestro bolso diario., cuando necesitamos alimentar la batería de nuestro móvil siempre echamos mano de uno de ellos. Da igual, el primero que veamos. Sin embargo, ¿es conveniente usar el modelo específico para cada marca de teléfono móvil o con uno universal nos basta?

Un cargador barato y de mala calidad

Prácticamente, y salvo pequeñas diferencias, los cargadores de los móviles de hoy día son muy similares; pero nos pueden dar fallos a la hora de enchufarlos a un modelo u otro. Problemas especialmente relacionados con que se cargue de una forma más lenta. Y es que el hecho de que esa velocidad sea mayor o menor depende de la intensidad de corriente. En este sentido, lo que se conoce como amperaje –intensidad de la corriente eléctrica expresada en amperios– de un cargador resulta de suma importancia a la hora de tener que esperar más o menos tiempo para tener la batería al 100%.

Los cargadores antiguos, o los que sirven para todo, suelen tener una carga menor. Así, un modelo con una potencia más alta puede hacer que los dispositivos móviles que lo soporten se alimenten con mayor rapidez. Sin embargo, aquellos teléfonos que no tienen tal capacidad cargarán a una velocidad normal. Algo que se nota especialmente cuando usamos uno que no es el original de ese móvil.

Aparte de este inconveniente, el anclaje de estos cargadores para unirlos a los móviles no es el mismo en todos los casos. Así, un uso excesivo o muy forzado por nuestra parte puede hacer que, con el tiempo, se rompa el puerto externo o clavija que sirve de unión entre ambos dispositivos. 

Muchas veces solemos recurrir a aparatos más económicos –y de calidad dudosa– cuando necesitamos de forma urgente un cargador o hemos perdido el original de nuestro teléfono móvil. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con estos modelos más genéricos, ya que muchos de ellos no son perfectos. Pueden hacer que, incluso, sintamos la electricidad con apenas tocar el cable o lleguen a dañar el procesador interno de nuestro móvil -su cerebro-.

0

No hay comentarios ¿Te animas?