Tecnología

¿Cómo puedes marcar como "spam" los correos que no quieres recibir más?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 17 de marzo de 2020

2 minutos

Impedir la entrada de mensajes publicitarios, o tal vez, maliciosos, es bastante sencillo

Marcar como spam los emails

Recibir cada día en el buzón del móvil o del ordenador una serie de mensajes no deseados es algo totalmente normal. La mayoría son publicidad o notificaciones a las que tal vez te hayas suscrito, sin saberlo, al entrar o navegar en alguna página web. La invasión de spams en la bandeja de entrada puede llegar a ser bastante molesta, haciéndonos perder el tiempo y, en el peor de los casos, poniendo en peligro la seguridad del dispositivo.

La mayoría de los actuales gestores de correo electrónico incluye sus propios controles y filtros antispam. Funcionan enviando a la carpeta spam mensajes que consideran sospechosos, por ejemplo, por detectar que se trata de una dirección falsa, de un remitente no confirmado, de un mensaje vacío de contenido, o de una “trampa” por suplantación de identidad. Pero no siempre los filtros funcionan y los correos no deseados se cuelan y se repiten “machaconamente”. En estos casos, toca intervenir y marcarlos tú mismo para decirle al gestor que no quieres recibir más mensajes que procedan de esa dirección.

Pasos a seguir para señalar mensajes como spam

Aunque existen pequeñas diferencias, los programas de correos habituales como Gmail de Google (@GoogleES) o Outlook de Microsoft (@MicrosoftES) funcionan de manera muy similar a la hora de esquivar estos molestos mensajes.

Sea cual sea la plataforma que utilices, el primer paso es sencillo, solo tienes que marcar el email. Si utilizas Outlook, seguidamente deberás ir al Inicio del correo, donde tienes la opción que permite señalarlo como “no deseado”. Inmediatamente. se trasladará a la carpeta correspondiente y sucederá lo mismo cada vez que vuelva a intentar “colarse” entre tus mensajes recibidos. Si quieres, también puede bloquear al remitente para que el mensaje, ni siquiera llegue a entrar. Para hacerlo, una vez marcado el correo como no deseado, deberás clicar en la opción “bloquear al remitente”. Te aparecerá un espacio para que escribas la dirección y, una vez hecho, solo tendrás que confirmar tu decisión.

En Gmail, cuando has seleccionado el mensaje, es necesario dirigirte al perfil del remitente (simplemente tocando en el cuadrado con la posible imagen). En la zona superior de la pantalla te aparecerá la opción “Más”, que abre un menú con tres puntos. Cuando cliques sobre él tendrás acceso a la opción “marcar como spam”.

Si cambias de opinión, en ambos casos existe la posibilidad de modificar la etiqueta y dejar de considerar los email o direcciones que quieras como spam, para volver, así, a recibirlos en la bandeja de entrada.

0

No hay comentarios ¿Te animas?