Tecnología

Configurar tu móvil para poder pagar con él es más sencillo de lo que parece

Carlos Zapatero

Sábado 23 de marzo de 2019

1 minuto

Además de Apple Pay y Google Pay, hay una gran cantidad de aplicaciones que nos permiten el pago

Configurar tu móvil para poder pagar con él es más sencillo de lo que parece (Big stock)

Uno de los avances a nivel tecnológico que mejor acogida han tenido en los últimos años ha sido, sin duda, la posibilidad de poder utilizar nuestro móvil como si fuera nuestra tarjeta del banco. Acercar nuestro terminal al TPV y pagar sin necesidad ni siquiera de introducir el código PIN es uno de sus principales beneficios. ¿Sabes cómo puedes hacerlo?

La apuesta por los sistemas operativos

Apple Pay

En Apple, la solución más cómoda y rápida es utilizar la aplicación nativa de la compañía, Apple Pay. Bastará con ir a Wallet de nuestro iPhone y pulsar sobre el símbolo del “+” situado en la parte superior derecha. Únicamente una fotografía a nuestra tarjeta será suficiente para poder comenzar a a pagar con nuestro terminal.

Google Pay

Al igual que Apple, Google también tiene su propio sistema de pagos para los teléfonos con Android. Es el caso de Google Pay. Para configurar la aplicación de Google, tienes que introducir los datos de tu tarjeta de crédito o de débito la primera vez que accedas a la app. Hacerlo es muy sencillo, gracias a la visita guiada que te ofrece la propia aplicación.

Una vez hayas configurado la tarjeta, no tienes que hacer nada más para pagar. Simplemente acerca el terminal al TPV del comercio y confirma la compra con tu huella o tu contraseña. Nada más.

Configurar tu móvil para poder pagar con él es más sencillo de lo que parece (big stock)

Entidades bancarias y fabricantes móviles

Además de estas dos aplicaciones, algunos fabricantes móviles y la mayoría de las entidades bancarias disponen de sus propios sistemas con los que fidelizar al usuario por medio del pago a través del móvil. Samsung, incluso, cuenta con un méodo de puntos que te premia conforme más vas utilizando el móvil para pagar con él. Cuando llegas a un mínimo de puntos, que se acumulan en cada transacción, puedes canjearlos por regalos y experiencias.

En el caso de las entidades bancarias, la configuración es todavía más sencilla. Pues la propia aplicación te reconoce la tarjeta automáticamente en el momento en el que te identificas con tu usuario y contraseña con el que accedes a tu cuenta bancaria de manera habitual. Sin embargo, en estos casos, es conveniente que sepas que sí que tendrás que acceder a la aplicación del banco antes de poder pagar con tu terminal. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?