Tecnología

La primera carretera eléctrica ya está en marcha en Suecia

Rosa María Torres

Foto: eRoadArlanda

Domingo 19 de mayo de 2019

2 minutos

Esta carretera revolucionaria es el método más eficiente en términos de coste y rendimiento

La primera carretera eléctrica ya está en marcha en Suecia

Uno de los grandes problemas de los coches eléctricos es la dificultad a la hora de cargarlos. Una situación que ha mejorado bastante en Suecia, gracias a una carretera diseñada en exclusiva para recargar la batería de los coches eléctricos con cero emisiones. El proyecto, conocido como eRoadArlanda, es un tramo de dos kilómetros, próximo a Estocolmo, que une el aeropuerto de Arlanda y un centro logístico ubicado en Rosenberg, a las afueras de la capital, donde se han instalado raíles sobre el propio asfalto.

¿Y cómo se recargan los coches? Por medio de un brazo móvil que se conecta a la vía. La ventaja de este sistema es que, durante el tiempo que está en contacto con el rail, el vehículo no gasta batería, pues la carretera le transfiere electricidad al hacer contacto con la pieza metálica, tal y como ocurre en el Scalextric, por ejemplo. No obstante, si el coche se detiene, se paraliza la recarga.

En los laterales de la calzada se encuentran las tomas de electricidad y se transmite por debajo del asfalto. Además, no da corriente si se anda descalzo por la carretera.

Suecia inaugura una carretera eléctrica

Un paso más hacia la movilidad sostenible

El director del consorcio eRoadArlanda ha explicado a medios internacionales las ventajas de poner en marcha este tipo de vías eléctricas. “Permite que los coches tengan baterías más pequeñas y ligeras, lo que abarata el coste de los coches y los hace más sostenibles. Además, reducirá el espacio de aparcamientos en las gasolineras para cargar en las autopistas”.

Para que los coches cojan la electricidad, deben llevar un conector con un imán debajo del chasis, que lo que hace es descender cuando el vehículo se encuentra sobre el rail y subir, de forma autonómica, cuando se separa de él. Por ejemplo, al desviarse o adelantar. En este sentido, cuando el coche entra en contacto con el tendido eléctrico insertado en el asfalto, la carretera pone a su disposición 200Kw de potencia, diez veces más que un cargador convencional. Suficiente para alimentar los motores de varios coches y hasta camiones de 18 toneladas que discurran simultáneamente sobre el raíl.

La carretera se conecta a la infraestructura eléctrica existente y solo envía energía a las secciones que tienen un vehículo encima, con lo que se aumenta la eficiencia y el ahorro del suministro, además de evitar posibles electrocuciones.

A día de hoy existen varios proyectos de carreteras eléctricas con tecnologías diferentes: por medio de cables, como si fueran tranvías; por inducción, mucho más costosa, pero sin necesidad de cables; y conducción por raíles, el modelo del que hablamos en este artículo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?