Sociedad

Trabajadoras de Ayuda a Domicilio: "Nos estamos jugando nuestra vida y la de los dependientes"

Pablo Recio

Martes 31 de marzo de 2020

3 minutos

Denuncian que no cuentan con EPIs y que muchas se han contagiado

La Ayuda a Domicilio afronta la desescalada sin el "material suficiente" ni los "test necesarios"

La Ayuda a Domicilio es uno de los servicios esenciales que pueden seguir trabajando durante el tiempo que dure el estado de alarma. Así lo ha decidido el Gobierno en un decreto publicado en el BOE este lunes, en el que se determinan qué profesionales pueden trabajar presencialmente y cuáles no. Sin embargo, auxiliares de este sector denuncian que la consideración de servicio esencial no está suponiendo que vayan más protegidos a las casas de los dependientes para no contagiarles.

De esta manera, aunque todas las empresas que prestan este servicio público cuentan con protocolos de seguridad específicos para el coronavirus, desde la Plataforma Unitaria del Servicio de Ayuda a Domicilio critican que siguen "sin tener equipos de protección", los famosos EPI. "Vamos al trabajo con mascarillas que nos hemos hecho en casa y no llevamos batas desechables para cada usuario (unos tres o cinco al día). En algunos casos, nos dan una mascarilla quirúrgica para varios días, cuando deberíamos tener una caja para cada trabajadora, usando una en cada domicilio", aseguran.

"Las administraciones dicen que es responsabilidad de las empresas y las empresas argumentan que no las encuentran", sostienen. No obstante, la necesidad de estos equipos de protección es vital. "Somos un sector precarizado, y ahora además, nos estamos jugando nuestra vida y la de los dependientes", señalan.

Servicios mínimos

Por otra parte, comentan, muchos usuarios de los servicios de Ayuda a Domicilio han renunciado a este derecho por miedo al contagio y en algunas comunidades autónomas, como la de Madrid, están trabajando con servicios mínimos, para evitar contactos. Así, la prestación que depende de la Comunidad, "sólo se atiende a personas de grado tres (máxima dependencia) y dos, que no tengan apoyo familiar".

Sin embargo, "muchos ayuntamientos y diputaciones funcionan al 100%". "No hay un criterio único en toda España", critican. Además, denuncian, "los servicios mínimos están obligando a muchas compañeras a cogerse días de vacaciones o entrar en ERTEs".

Con todo, desde la Plataforma entienden que gran parte de la Ayuda a Domicilio se podría reducir en estos tiempos de crisis sanitaria. "Hay que reforzar la atención imprescindible, pero en muchos casos, con ir una vez a la semana, valdría", explican. Aunque entienden asimismo que muchas veces su labor sirve para combatir la soledad y "es necesaria en la medida que damos conversación". Por ello, apuntan, muchas trabajadoras han decidido llamar por teléfono a los dependientes a los que atendían, para comprobar que todo vaya bien y realizar labores de teleasistencia.

Trabajadoras de Ayuda a Domicilio: "Nos estamos jugando nuestra vida y la de los dependientes"
Mascarilla que dan las empresas a las trabajadoras para usar durante varios días.

Colectivo vulnerable

El sindicato UGT (@UGT_Comunica) también denuncia la falta de material que sufren las trabajadoras del sector y muestran su preocupación por esta situación que, si no se remedia, puede derivar en una gran cantidad de contagios a personas dependientes, uno de los colectivos más vulnerables al coronavirus.

De igual manera, sostienen, si una trabajadora se infecta, además de afectar a su propia salud y a la del usuario, puede propagar el virus, ya que "se están moviendo de un domicilio a otro, utilizando sus propios medios o el transporte público". 

Asimismo, desde UGT muestran su preocupación "por que algunos usuarios se nieguen a recibir la ayuda de las trabajadoras si no se establecen las medidas de protección".

Por último, cabe destacar que no se conoce cuántas auxiliares se han infectado con coronavirus desde que comenzó la crisis. "No tenemos una cifra. Es muy difícil, es gente que trabaja de una en una. Los datos generales nos llevan a pensar que hay mucho contagio, lo que pasa es hay personas que padecen esta enfermedad que la están pasando de una forma más asintomática o leve. El problema es que pueden ser un vector de transmisión", sostiene la responsable de Dependencia de UGT, Gracia Álvarez.

Este diario se ha puesto en contacto con la patronal de la Ayuda a Domicilio, ASADE, que no ha querido hacer declaraciones al respecto y con una de las compañías más grandes del sector, Sacyr Social, que ha remitido a la administración pública para aclarar este tipo de cuestiones.

Por ello, este periódico ha tratado de preguntar sobre esta carencia de material de protección a la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030, que ha asegurado que las compras las está haciendo Sanidad y que los servicios sociales siguen siendo competencia de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos. Por su parte, el Ministerio de Sanidad asegura que ellos "distribuyen entre las autonomías" y han repartido más de 10 millones de mascarillas y equipos entre el 10 y el 29 de marzo y que, "además, las propias CCAA pueden y deben adquirir su propio material".

0

No hay comentarios ¿Te animas?