Practicopedia

¿Cuánto cuesta reformar un baño? ¿Y una cocina?

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Domingo 17 de enero de 2021

4 minutos

Los precios varían en función de la profundidad de las reformas que queramos acometer

Cocina y baño: ¿Cuál es el coste medio de estas obras de reforma?
Toni Esteve

Foto: Bigstock

Domingo 17 de enero de 2021

4 minutos

El inicio de un nuevo año siempre va acompañado de nuevos propósitos y proyectos: año vida, vida nueva. Y desde luego que, con lo complicado que ha sido el 2020, dan ganas de pasar página. Pero si no puedes ser tan radical como para cambiar de vida, quizá puedas hacer esas obras de reforma que tenías pendientes en casa desde hace mucho tiempo. La cocina y el baño son las piezas de la casa que más reformamos los españoles. Al menos eso es lo que se desprende del "Informe sobre la reforma y la reparación en España 2019" de la plataforma del sector de la reforma y reparación Habitissimo, que recoge que el baño (51%) y la cocina (40%) fueron las estancias de la vivienda más elegidas por los particulares encuestados para reformar.

De hecho, según la plataforma, en mayo de 2020, el 62% de las personas que habían solicitado realizar una reforma o reparación antes del covid-19 ya afirmaban su intención de llevarla a cabo una vez terminase el confinamiento. De estos, un 35% afirmaba que deseaba reformar el baño una vez terminase el estado de alarma. De media, los españoles encuestados por habitissimo afirmaban que invertirían 5.000 euros en la reforma de su cocina y 4.000 euros en la reforma de su baño.

No obstante, a tenor de los datos de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac) es posible que tengamos que gastarnos algo más de dinero si queremos reformas estas dos estancias de nuestra casa. Así, Andimac considera que las reformar más caras que se hacen en una vivienda son precisamente las que se llevan a cabo en la cocina y el baño, “estancias que requieren desembolsos de unos 5.700 y 5.400 euros, respectivamente”. Es decir, las reformas que al mismo tiempo son más frecuentes, como éstas, acaparan “casi el 49% del presupuesto total” de una reforma integral de una vivienda (IVA aparte).

Según Habitissimo, reformar una cocina de 7 metros cuadrados que requiera obras puede costarnos, orientativamente, 5.900 €. Si la cocina es de solo 4 m, el precio rondaría los 3.850 €, mientras que si tuviese 10 metros cuadrados nos podría costar unos 8.100 euros. Por el contrario, una reforma en una cocina que no requiera obras nos podría suponer un gasto de unos 2.500 euros.

Cocina y baño son las estancias que más reformamos. ¿Cuál es el coste medio de estas obras? (Foto Bigstock) 2

 

En cuanto al baño, el desembolso por transformar uno de 6 metros cuadrados puede ser de unos 4.250 € (3.500 € si es de 4 metros). Pero si no es necesario quitar azulejos, el precio puede bajar hasta los 2.900 euros. Por último, sino hay que realizar obras, el coste podría quedar en 2.000 euros.

Repensar los espacios

Otro efecto que también ha tenido la pandemia del coronavirus (sobre todo a raíz de los confinamientos y de la generalización del teletrabajo) ha sido el de la necesidad de reconvertir espacios dentro de las viviendas para cubrir las necesidades provocadas por el hecho de pasar más tiempo en casa. Vamos, que nos hemos vuelto más prácticos.

En la reforma de baños, el cambio de bañera por ducha es un clásico, sobre todo para personas mayores y con movilidad reducida. Cuando tenemos niños pequeños (o nietos), la bañera es muy útil (aunque tengamos que deslomarnos para atenderles o ponernos rodillas frente a la bañera). En ocasiones, si hemos tenido la suerte de poder reservarnos un buen rato para nosotros, también nos puede ir muy bien una bañera para sumergirnos en un baño relajante.

Los que tienen la suerte de tener dos baños, aún tienen la posibilidad de conservar la bañera en uno de ellos. Pero cuando nos hacemos mayores, lo cierto es que buscamos la practicidad y la seguridad ante todo. Incluso por encima de criterios estéticos.

En cualquier caso, además de eliminar barreras arquitectónicas y disminuir el riesgo de sufrir caídas, cambiar nuestra bañera por un plato por ducha tiene otros beneficios añadidos, como el hecho de ganar espacio y, de paso, ahorrar agua y energía, que no es poco en los tiempos que corren.