Practicopedia

Cómo eliminar el olor a ajo de las manos

Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 14 de noviembre de 2021

3 minutos

El fuerte olor que el ajo deja en manos y aliento puede llegar a hacernos prescindir de este rico ad

Como eliminar el olor ajo de las manos
Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 14 de noviembre de 2021

3 minutos

El ajo es uno de los aderezo más populares de nuestra gastronomía ya que da un toque de sabor muy especial a asados, carnes y pescados a la brasa, sofritos y salsas, pero tiene un inconveniente: deja un fuerte olor, muy característico, que impregna las manos al manipularlo, la ropa al cocinarlo y el aliento al ingerirlo. Ello hace que según lo que vayamos hacer más tarde, nos decantemos por preparar o comer un plato u otro para así evitar ese olor que persiste durante horas.

Como eliminar el olor ajo de las manos

 

Para eliminar eso olor intenso que queda en las manos lo mejor es lavarlas bien nada más terminar de manipular el ajo. Uno de los métodos más efectivos es poner las manos bajo el grifo de agua fría y dejarla correr sin restregarnos.

También podemos frotarnos los dedos con medio limón o exprimirlo y repartirlo por ambas manos y acto seguido enjuagar con agua fría. Puedes añadir un poco de lavavajillas para que no quede ni rastro de olor.

Una tercera opción es utilizar bicarbonato, sal común o posos de café y vinagre de manzana. Son remedios caseros efectivos que te permitirán manipular los ajos y beneficiarte de todas sus propiedades al incorporarlos a los platos.

El aliento no escapa al olor a ajo

Cuando comemos cordero a la brasa no solemos resistirnos a la tentación de mojar pan en la salsa alioli; tampoco a echarle unos dientes de ajo para aderezar un guiso o cualquier otra elaboración que combine con este aderezo. Lo que pasa es que más tarde sentimos cierto arrepentimiento por el olor que queda en el aliento, un olor que siempre acaba delatándonos y que, según dónde estemos o con quien vayamos a vernos, no es nada agradable llevarlo como tarjeta de presentación. 

Hay algunas fórmulas para reducir el olor a ajo del aliento. El primero es cepillarse los dientes cuanto antes y enjuagar la boca con un colutorio, pero si no estamos en casa nos puede ayudar comer algún caramelo de menta o de regaliz.

Otras técnicas que también resultan efectivas son masticar perejil, menta fresca o comer algo frío, como un helado o un café con hielo. Y, sobre todo, evitar tomar cosas calientes pues aun potencian más el olor a ajo.

Como curiosidad, el ajo si no se manipula tiene casi un olor imperceptible, es cuando se pela o corta que desprende su olor, tan apreciado en los platos como molesto en las manos y aliento.

Sobre el autor:

Rosa Roch

Rosa Roch es redactora especializada en temas de salud, alimentación y gastronomía.

… saber más sobre el autor