Practicopedia

Claves para entender los resultados de un análisis de sangre

Olga Selma

Foto: Bigstock

Jueves 10 de diciembre de 2020

1 minuto

Es recomendable conocer los parámetros analizados y aprender a interpretarlos sin alarmas

Claves para entender los resultados de un análisis de sangre
Olga Selma

Foto: Bigstock

Jueves 10 de diciembre de 2020

1 minuto

Hay diferentes tipos de análisis de sangre en función de los parámetros que se valoran, los más habituales son el estudio hematológico, en el que se analizan las células sanguíneas, y el estudio bioquímico que mide valores como la glucemia, transaminasas, bilirrubina, etc.

Para hacer un análisis de sangre de manera óptima es necesario un ayuno previo a la extracción de sangre de 10 a 12 horas. Durante el análisis, un profesional de la salud limpia la piel, coloca una goma alrededor del brazo para que las venas se hinchen de sangre e inserta una aguja en una vena para extrae sangre del torrente venoso (el volumen dependerá de la clase de análisis que se haya solicitado, pero suele ser de 10-20 cc), e introduce la muestra de sangre en un frasco o una jeringa. Algunos problemas que se pueden presentar después de la extracción son la aparición de azules (hematoma) por la salida de la sangre de la vena cuando se retira la aguja o la inflamación de la vena (flebilits).

Una vez que el laboratorio ha analizado la muestra de sangre y obtenido los resultados se debe hacer un estudio global de los valores, cuyo diagnóstico debe basarse en una valoración general del estado de salud de la persona, ya que un valor aislado no aporta información sólida para establecer unos criterios de enfermedad. Las pruebas de laboratorio son una herramienta que tiene el médico para orientar o fundamentar un diagnóstico, pero por sí solas no son concluyentes, puesto que los resultados analíticos deben contrastarse con el conjunto de síntomas que presenta la persona. Es por ello que si leemos los resultados debemos ser conscients que un valor elevado puede ser puntual y las causas de la alteración son múltiples; por eso normalmente es necesario repetir la analítica para confirmar que el valor se mantiene elevado y contrastarlo, tanto con otras pruebas como con los síntomas existentes.

Cómo interpretar un análisis de sangre (Bigstock)

Parámetros a conocer

Cuando se leen los resultados de un análisis de sangre podemos encontrar de forma rutinaria los siguientes parámetros en el hemograma:

-Leucocitos, también conocidos como glóbulos blancos y que están constituidos por diferentes células como neutrófilos, linfocitos, monocitos o eosinófilos, son las células de defensa ante ataques externos para elementos como bacterias, virus, parásitos o alérgenos. Se elevan ante las infecciones y descienden cuando el sistema inmunológico de la persona está bajo.

-Los glóbulos rojos contienen una proteína llamada hemoglobina, que transporta oxígeno desde los pulmones a todas las partes del cuerpo. El número de glóbulos rojos en la sangre se usa para determinar la presencia de afecciones como la anemia, la deshidratación, la desnutrición y la leucemia. Otras parámetros que se valoran en la anemia son la ferritina o depósitos de hierro y transferrina, que lo transporta.

-Las plaquetas, por su parte, son las responsables de la coagulación de la sangre, y su alteración determina una tendencia a hemorragias o trombos.

En cuanto a la bioquímica de los diferentes órganos:

-La función de los riñones se valora a través de sustancias como la creatinina, una proteína que se elimina por el riñón o la urea.

-La bilirrubina, pigmento que se elimina por la bilis, la fosfatasa alcalina o las transaminasas altas pueden indicar una enfermedad o daños en el hígado.

-El colesterol y los triglicéridos son grasas que circulan por la sangre, asociadas a un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Dentro del colesterol se diferencia entre el LDL, o colesterol malo, y el HDL, o colesterol bueno, que es protector del sistema cardiovascular.

-La glucosa es la cantidad de azúcar circulante en el torrente sanguíneo y se puede encontrar aumentada en diferentes situaciones como la diabetes, el síndrome de Cushing o por el consumo de corticoides.

-Los iones como el sodio, potasio o cloro también son indicadores del estdo de nuestro metabolismo. En un análisis de sangre se cuantifican habitualmente el sodio y el potasio, menos comúnmente el calcio y el cloro y, en circunstancias especiales, el fósforo y el magnesio. Permiten identificar problemas en el equilibrio hidro-electrolítico del organismo, fundamental para el mantenimiento de funciones importantes, como el funcionamiento del corazón, los músculos o el sistema nervioso.

0

No hay comentarios ¿Te animas?