Cómo

Claves para ahorrar agua en casa y que se reduzca tu factura

Victoria Herrero

Lunes 25 de noviembre de 2019

2 minutos

No solo se trata de mejorar nuestra economía, sino de contribuir a cuidar el planeta

Claves para ahorrar agua (Bigstock)

Con el simple gesto de cerrar más a menudo nuestros grifos obtendremos una doble satisfacción. Por un lado, estaremos ahorrando en la factura de nuestra casa y, por otro, contribuiremos a mejorar el entorno natural que nos rodea. Y es que, según datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que se recogen en la Guía del Usuario: El ahorro del agua doméstica de la Diputación de Barcelona, casi la mitad de la población mundial padece escasez de agua en comparación con los países más desarrollados, donde tendemos a derrocharla.

Y todo esto sin pararnos a pensar que el agua que usamos, por ejemplo para beber o cocinar, es un recurso limitado que algún día puede que se acabe. Así que, lo de ahorrar algo de este preciado bien nos lo podemos poner como objetivo de cara al próximo 22 de marzo cuando se celebra el Día Mundial de Agua.

Claves para no malgastar y ahorrar agua

Por tanto, antes de ponernos en modo catastrófico y por el bien tanto de nuestro bolsillo como del medioambiente conviene seguir una serie de pautas para reducir el consumo de agua que gastamos en el ámbito doméstico. 

  • Es conveniente cerrar los grifos cuando no los estemos usando y no dejar que los litros y litros se desperdicien. Así, debemos hacerlo cuando nos estemos lavando los dientes, enjabonando el pelo o fregando los platos de la comida. Grifos a los que, además, podemos instalar dosificadores para regular la cantidad de agua que sale. 
  • ¿Sabías que si nos duchamos en lugar de darnos un relajante baño estaremos ahorrando más de 3.000 litros de agua en un mes? Por eso, es una buena medida para no desperdiciarla. Y si bañamos a los más pequeños de la casa, el agua sobrante se puede emplear posteriormente para fregar el suelo, por ejemplo. 
Ahorra agua en la ducha (Bigstosk)
  • Cuando usemos los electrodomésticos, lo mejor es hacerlo de una forma consciente y responsable. Nada de poner, por ejemplo, una lavadora para unas cuantas prendas de ropa. Si es posible, además, podemos sustituir esos viejos aparatos por otros más modernos que tengan la certificación energética A+, A++ o A+++. Gracias a esta nueva identificación, estos electrodomésticos resultan más eficientes y permiten ahorrar un 50% del consumo de agua.
  • Y si tienes jardín, lo más recomendable es disponer de un sistema de riego controlado o bien aprovechar el agua de la lluvia para regar tus plantas. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?