Cómo

¿Cómo cuidar a un perro anciano? Él también se hace mayor

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 11 de junio de 2019

2 minutos

Si tu mascota lleva contigo media vida, ahora toca darle la atención que necesita

Cuidar de un perro anciano

Sí, a él también los pelillos del morro se le han puesto blancos, le cuesta un poquito más levantarse y las carreras y saltos han ido disminuyendo… es normal, tu perro ha envejecido y aunque esté estupendo, necesita una serie de cuidados específicos, unidos a algún que otro mimo extra.

Cada perro afronta la etapa de la vejez de un modo determinado, en el que van a influir, de manera notable, los cuidados recibidos a lo largo de su vida. El Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia (ICOVV) señala que la mejora en la nutrición de las mascotas y los avances en medicina veterinaria han hecho que la esperanza de vida de los animales domésticos también se haya incrementado en los últimos años. Un perro puede vivir una media de 13-15 años o incluso superar estas cifras si se trata de las razas más pequeñas, las más longevas, pero a partir de los 7-9 años, comienzan a ser perros mayores, que requieren atenciones concretas centradas en tres puntos:

  1. Atención sanitaria, especialmente con medidas preventivas que eviten enfermedades.
  2. Nutrición, con una alimentación que cubra sus actuales necesidades.
  3. Higiene y “hábitos saludables” como algo de ejercicio y paseos al aire libre en los que disfrute del sol y de los beneficios que reporta a sus huesos y articulaciones (¿te suena?).

Cuidados básicos del perro anciano

Tanto si tienes un can que ha envejecido contigo, conoce perfectamente las “normas” de la casa y es capaz de saber cómo te encuentras con solo mirarte, como si te has animado a adoptar a un perro “jubilado”, además de disfrutar de su tranquila compañía, deberás dedicarle una serie de sencillas atenciones.

  • Los veterinarios insisten en la necesidad de realizar revisiones periódicas que garanticen que los órganos vitales de tu mascota funcionan perfectamente. Un chequeo anual podrá detectar cualquier dolencia incipiente y hará posible establecer el tratamiento idóneo que pueda frenar sus efectos.
  • La alimentación es otro de los pilares básicos. Es fundamental evitar la obesidad en el perro mayor con una dieta equilibrada, rica en proteínas, que además sea baja en sal y limite los hidratos de carbono. Reducir las grasas y aportarle vitaminas y minerales extra, a través de la alimentación, hará que tu perro esté en plena forma.
  • Cepillado y ejercicio. A medida que pasan los años, tu perro puede requerir algún cuidado especial. Mantener su pelaje en buen estado depende, en gran medida, de cepillarlo cada día. También es importante revisarle su dentadura porque con la edad pueden surgir problemas con sus dientes y encías.
  • Ojos y oídos son otros dos puntos a los que prestar atención. Ambos deben estar bien limpios para evitar cualquier tipo de infección. Por último, también debes fijarte en sus uñas que, quizá, hayan crecido demasiado por la disminución en la actividad física.

Pretándole la debida atención, llevándolo al veterinario al menos una vez al año (y siempre que sea necesario) y planificando su dieta de la manera correcta, tu perro compartirá contigo su agradable vejez por muchos años.

0

No hay comentarios ¿Te animas?