Cómo

Cómo elegir un calentador de gas y dónde instalarlo

Teresa Rey

Miércoles 27 de noviembre de 2019

2 minutos

Primero hay que mirar el tipo de gas y la cantidad de agua caliente que usamos en nuestro hogar

Cómo elegir un calentador de gas y dónde instalarlo (Bigstock)

¿Estás pensando en cambiar el calentador de gas de tu hogar? Antes de dar ese paso, debes valorar varios aspectos. Los más importantes son el tipo de gas que usas, si es natural, butano o propano, la cantidad de agua que vas a necesitar calentar en tu hogar y el lugar donde lo vas a instalar. Estos tres puntos son los que van a determinar tu elección, junto con otra serie de características del propio calentador.

Cantidad de agua a calentar

Los calentadores de agua necesitan tener un caudal mínimo de este líquido para poder calentar correctamente todos los puntos en los que haya grifos, lavabos, duchas, etc. Normalmente cada modelo calienta una cantidad determinada de litros por minuto. Esto es importante para que el calor se distribuya correctamente y que puedas poder utilizar simultáneamente el agua de la ducha o del fregadero de la cocina, sin tener problemas. Por ejemplo, si solo tenemos un fregadero o lavabo nos bastará con uno de 5 litros/minuto de capacidad, pero si tenemos una ducha o lavabo con un salto térmico superior a 25ºC, lo necesitaremos de al menos 10 litros/minuto. Sobre estas características, lo mejor es que te informe el técnico del establecimiento.

Después tendremos que ver cómo es la cámara de combustión. Los calentadores estancos realizan la combustión en un lugar fijo del aparato y captan el oxígeno del exterior por medio de un tubo o chimenea con un ventilador. Los calentadores atmosféricos obtiene el aire de la misma habitación donde se sitúan y evacúan de diferentes maneras: o bien por medio de un ventilador o de forma natural, sin ningún componente extra, explican expertos de Cointra.

Al mismo tiempo algunos calentadores incluyen una tecnología que se llama de modulación porque controlan o modulan la potencia de la llama de forma automática, lo que supone un ahorro del 20% de la energía.

Por último, nos queda el tipo de encendido: manual o automático. En el primero seremos nosotros los que deberemos activar el calentador cada vez que lo vayamos a emplear, mientras que en el segundo es el propio aparato el que se enciende solo cada vez que abrimos el grifo del agua caliente.

Últimos pasos

Después de analizar todo lo dicho, si ya tienes idea de lo que quieres, lo único que te queda es tener claro dónde los vas a instalar. Para ello, tienes que tener en cuenta el sistema de evacuación. El lugar escogido debe ser un sitio seguro y cumplir con la normativa, de la que te pueden informar los expertos.

Como colofón, recordar que los calentadores de gas deben ser revisados una vez al año por los técnicos correspondientes, para verificar que su funcionamiento es el correcto.

0

No hay comentarios ¿Te animas?