Cómo

¿Cómo es posible llegar a vivir en un hogar ecológico?

Victoria Herrero

Martes 5 de noviembre de 2019

2 minutos

La clave es dar forma a viviendas sostenibles, al tiempo que se minimiza el impacto sobre el entorno

Hogar ecológico (Bigstock)

La preocupación por el medioambiente es una tendencia que va creciendo. Se trata de vivir, pero haciéndolo de un modo más respetuoso y consciente del entorno que nos rodea. Todo es poco para cuidar un poco más el planeta. Así, entre los adeptos de esta nueva corriente surgen aquellos que quieren trasladar ese pensamiento y esas acciones a su casa. No se trata tan solo de reciclar lo que desechamos, sino que nuestra propia casa también forme parte de esa revolución eco. 

Elementos que dan vida a un hogar sostenible

Así, si queremos dar forma a nuestra casa o bien reformar la actual con unos parámetros más ecológicos, debemos confiar en el empleo de materiales naturales, orgánicos y reutilizables. No es casual que hace miles de años, la gente construyera sus casas de lo que le daba la tierra: madera, paja, piedra, barro... 

No hay que vivir como lo hacían en otro siglo, sino incorporar esos elementos naturales al confort de nuestros hogares actuales. Por lo tanto, conviene aislar nuestra casa –térmica y acústicamente-–mediante el empleo de elementos bio como fibras vegetales, cáñamo, corcho o celulosa. Para el calor puedes poner un suelo radiante o instalar calderas de biomasa. Y para los revestimientos, elige pinturas que sean transpirables, no estén hechas con productos químicos y sí con aceites vegetales.   

Bio-construcción

Todo esto forma parte del término bio-construcción, que ha empezado a acuñarse para dar forma a esas viviendas sostenibles. De este modo, cuando hablamos de una casa ecológica nos referimos a ese inmueble que apuesta por un mayor ahorro energético, un menor impacto medioambiental y, en definitiva, un ahorro para nosotros mismos en cuestión de dinero. Sin embargo, además de la estructura interna, vivir en un hogar ecológico pasa por otra serie de consejos: 

  • Reducir el gasto de energía: ya sea en forma de fuente de calor –calefacción– como de la luz de nuestra casa. Con unos pequeños gestos lo lograremos. No pongas el lavavajillas para unos pocos platos, cambia tus bombillas actuales y sustitúyelas por unas de bajo consumo, no dejes la calefacción encendida cuando no sea necesario ni la pongas a más de 20 grados y date una ducha en lugar de un baño para no malgastar litros y litros de agua son algunas de estas recomendaciones. 
  • Reutiliza y recicla: apuesta por dar una segunda vida a objetos cotidianos y sigue una rutina para reciclar todos los desechos que se generan en tu casa al cabo de una semana. En este sentido, piensa un momento en el desperdicio de alimentos que puedas hacer cada día y evita que algunos alimentos puedan acabar en la basura. 
  • Limpieza con productos no tóxicos: olvídate de fórmulas mágicas y emplea remedios naturales y caseros –vinagre, limón o bicarbonato– para devolver todo el esplendor a tu casa.
     
0

No hay comentarios ¿Te animas?