Cómo

Cómo se hacen las encuestas para conocer la intención de voto

Marco Herrera

Foto: Europa Press

Miércoles 30 de octubre de 2019

2 minutos

Un porcentaje seleccionado al azar puede representar la intención de millones de personas

Cómo se hacen las encuestas para conocer la intención de voto

Las encuestas de intención de voto son una de las grandes protagonistas en épocas preelectorales como la que vivimos actualmente. Casi cada semana y con pocos días de margen tras hechos significativos, conocemos resultados de la opinión pública respecto a ellos y continuamente, con bastante acierto, sobre lo que luego ocurre en las urnas. Pero, ¿cómo se llevan a cabo? Y, sobre todo ¿cómo saber a través de la opinión de mil o dos mil personas los resultados de una votación de más de 10 millones?

El problema del muestreo

El muestreo probabilístico es la base fundamental para toda investigación sociológica. El principio básico: un pequeño porcentaje seleccionado aleatoriamente de una población puede representar las actitudes, opiniones o el comportamiento proyectado de millones de personas, si la muestra se selecciona correctamente. El objetivo fundamental de una encuesta es obtener los mismos resultados que se habrían obtenido si se hubiera entrevistado a cada votante.

La clave para alcanzar este objetivo es un principio fundamental llamado probabilidad de selección, que establece que si cada miembro de una población tiene la misma probabilidad de ser seleccionado en una muestra, entonces esa muestra será representativa de la población.

El tamaño de la muestra requerido

Una pregunta clave que enfrentan los sociólogos de las empresas de opinión pública: ¿cuántas entrevistas se requieren para proporcionar una muestra representativa adecuada? No muchas, es decir, si los entrevistados son seleccionados completamente al azar, dando a cada español adulto una probabilidad igual de caer en la muestra. La población adulta en nuestro país asciende a casi 37 millones de personas. El tamaño de muestra típico para una encuesta que está diseñado para representar a esta población es de 1.000 adultos.

Diferencias entre voto en blanco, nulo y abstención. Urna en Elecciones andaluzas (Europa Press)

La entrevista

Una vez que se ha seleccionado un número de teléfono para incluir en la muestra, la empresa de opinión pública hace todo lo posible para ponerse en contacto con el ciudadano seleccionado. Si no hay respuesta o el número está ocupado en la primera llamada, en lugar de olvidar ese número y pasar al siguiente, se almacena y vuelve a ser recuperado unas horas más tarde.

Este procedimiento corrige un posible sesgo que podría ocurrir si incluimos entrevistas solo con personas que contestaron el teléfono al primer intento. Por ejemplo, las personas que tienen menos probabilidades de estar en casa, como los jóvenes adultos solteros o las personas que pasan mucho tiempo al teléfono, tendrían una probabilidad menor de caer en la muestra que un adulto mayor que pasa mucho más tiempo en casa. El procedimiento de devolución de llamada corrige este posible sesgo.

Se intenta que un individuo dentro de ese hogar sea seleccionado al azar, para aquellos hogares que incluyen más de un adulto. Se puede pedir a la persona que contesta el teléfono que enumere a todos los adultos que viven en esa casa en función de su edad y sexo, y la empresa selecciona al azar a uno de esos adultos para ser entrevistado. Si el adulto seleccionado al azar no está en casa, podrían volver a llamar y tratar de comunicarse con esa persona en un momento posterior. Estos procedimientos ayudan a garantizar que todos los ciudadanos adultos tengan la misma probabilidad de caer en la muestra.

0

No hay comentarios ¿Te animas?