Cómo

Cómo hacer un torniquete: recomendaciones y precauciones

Noelia Hontoria

Foto: Bigstock

Martes 3 de septiembre de 2019

2 minutos

Además de realizar el torniquete, debes acudir inmediatamente a Urgencias para evitar males mayores

Cómo hacer un torniquete: recomendaciones y precauciones 2

En las técnicas de primeros auxilios más importantes encontramos el torniquete. El objetivo es cortar la circulación para evitar que la víctima se desangre. Sin embargo, si no lo haces correctamente o si se deja demasiado tiempo, se puede propiciar una situación muy complicada, en la que la persona afectada podría perder el miembro o incluso llegar a desangrarse.

Es importante que, aunque tu intención sea la de aprender a hacer un torniquete, tengas claro que es una solución temporal y que se debe avisar siempre a los servicios médicos.

Recomendaciones para hacer un torniquete

Lo primero que tienes que hacer es tratar de calmarte y reunir el material que vas a necesitar. Si estás nervioso solo empeorarás la situación. Normalmente necesitarás un palo y algo con lo que apretar, ya sea vendas, ropa, pañuelos… Debe ser suave para no dañar a la persona, pero también resistente y flexible.

Localiza la herida y aplica el torniquete unos centímetros más arriba. Colocamos la venda o el material que utilicemos y, con la ayuda del palo (puede ser cualquier objeto con esta forma que tengas disponible), aprieta lo máximo posible. No temas hacerle daño, precisamente lo que se busca con un torniquete es evitar que la sangre circule.

Cómo hacer un torniquete: recomendaciones y precauciones

Mientras que estás realizando el torniquete, llama a los servicios de emergencia para que te guíen mientras llegan al lugar de los hechos o, si hay alguien que pueda conducir, id hacia el hospital más cercano inmediatamente. Aunque a simple vista parezca que se ha cortado la hemorragia, no se puede tener la circulación cortada durante mucho tiempo, ya que el riesgo es muy grande.

La importancia de los primeros auxilios

Todos deberíamos tener nociones básicas de primeros auxilios, sin embargo, es algo que no debemos tomar a la ligera. Si lo ejecutamos mal podemos empeorar la situación, por lo que es conveniente que no juguemos a ser médicos con un caso real si nunca hemos practicado.

¿Te gustaría a aprender a hacer torniquetes, aplicar la maniobra de Heimlich o saber cómo actuar en caso de un infarto? Estos son algunos de los ejemplos de primeros auxilios que podrían salvar tu vida y la de otros. Muchos Ayuntamientos, asociaciones y empresas privadas organizan cursos de este tipo. Puede que te resulte interesante informarte sobre ellos y aprender algo realmente práctico.

0

No hay comentarios ¿Te animas?