Cómo

Cómo lavar tus bañadores para que se mantengan en perfecto estado después del verano

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Lunes 16 de septiembre de 2019

3 minutos

La sal, el cloro y las cremas bronceadoras influyen notablemente en el estado de tus bañadores

Cómo lavar tus bañadores para que se mantengan en perfecto estado
Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Lunes 16 de septiembre de 2019

3 minutos

Aunque todavía podemos estirar las visitas a la playa durante unas semanas, lo cierto es que muchas personas ya se han despedido del verano definitivamente. Lo que implica guardar toda la ropa de baño que se ha utilizado para tomar el sol y bañarse en la playa y la piscina. Sin embargo, estas prendas volverán a acompañarte en tus vacaciones el próximo año, así que lo más adecuado es que las laves concienzudamente para evitar su deterioro.

Y es que aunque pensemos que su impacto es mínimo, la sal, el cloro, las cremas broceadoras e incluso la acción de los rayos solares hacen mella en el estado de nuestros bañadores. Por eso, con el tiempo, estos suelen perder parte del color, adoptar una textura extraña o deformarse sin motivo aparente.

Para evitar esta situación y poder disfrutar de ellos durante mucho más tiempo, se aconseja seguir una serie de pautas y recurrir a ciertos productos naturales que velan por su calidad y aspecto. ¿Cuáles son? ¡Toma nota!

Cómo lavar tus bañadores para que se mantengan en perfecto estado

Consejos para lavar tus bañadores correctamente

Uno de los trucos que más sorprende es el rechazo del uso de la lavadora para limpiar tus bañadores como el resto de prendas de tu armario. Los tejidos con los que están hechos suelen ser más delicados, por eso es mejor lavarlos a mano o, al menos, escoger un programa especial que no les cause daño alguno. Bajo esta premisa, ¿qué otros aspectos debes tener en cuenta?

  • Antes de estrenarlo, se recomienda poner tu bañador nuevo en remojo con agua y vinagre. De esta forma, se busca fijar los colores y desinfectarlo por si alguién más se lo ha probado en la tienda.
  • Al igual que la ropa interior, también debes lavar los bañadores después de cada uso, para que así no se acumulen los restos de sal o cloro, entre otros, que tanto luchas por evitar. Con un baño de agua y jabón neutro es más que suficiente. Eso sí, intenta no frotar con demasiada fuerza para no deteriorar el elástico.
  • Después del lavado, es fundamental eliminar toda la humedad. Para ello, escurre tu bañador con delicadeza y sin retorcerlo. De lo contrario, podría deformarse mucho antes. En este caso, un buen truco es colocarlo entre dos toallas secas, apretar y dejar que repose unas horas.
  • En este sentido, intenta no dejarlos al sol para que se sequen pues, como hemos visto anteriormente, los rayos solares son uno de los factores que motiva su degaste. Otra opción es colgarlo sobre una cuerda o tendedero a la sombra y del revés.
  • Y por último, que no menos importante, a la hora de echarte el bronceador o la crema protectora, evita los bordes del bañador, pues las manchas de dichos productos pueden ser muy difíciles de eliminar.