Cómo

Cómo afecta el cloro de la piscina al pelo y la piel de las personas mayores

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 1 de agosto de 2019

2 minutos

La piscina nos ayuda a soportar mejor el calor del verano, pero debes seguir ciertas precauciones

Cómo afecta al pelo y la piel el cloro de la piscina

La piscina es uno de los destinos más frecuentados en verano. Nos ayuda a soportar el calor sofocante, a ejercitar nuestro cuerpo también en vacaciones y a pasar un rato agradable en compañía de nuestros amigos y familiares. Sin embargo, los baños interminables en la piscina conllevan el contacto directo con una sustancia que puede perjudicar la salud del cabello, la piel e incluso las uñas, especialmente en las personas mayores, mucho más sensibles a los agentes externos.

El cloro es un elemento químico que ejerce una función esencial en este tipo de espacios, pues evita la aparición de gérmenes dentro de la piscina y mantiene el agua esterilizada y desinfectada durante todo el día. Una encomiable labor que, en ocasiones, puede volverse en contra de los bañistas. ¿Qué efectos tiene el cloro del agua en nuestro cuerpo?

Piel más seca e irritada

El pH del agua, muy superior al de la piel, sumado a la presencia del cloro y los restos de perfumes o cremas solares de todos aquellos que visitan la piscina pueden provocar la sequedad e irritación de la epidermis o incluso una reacción alérgica. Estos efectos se hacen visibles si tu exposición a dichas sustancias es demasiado prolongada o si tu piel ya es atópica por naturaleza. Además, si haces caso omiso a los síntomas y continúas bañándote en la piscina con asiduidad, podrías llegar a desarolllar una dermatitis atópica.

Para evitarlo, solo tienes que mantener la piel hidratada durante todo el verano, darte una ducha antes de introducirte en la piscina, así evitarás que la crema solar o el sudor entren en contacto con el cloro; utilizar jabón neutro después de cada baño o exfoliarte la piel una o dos veces por semana para eliminar cualquier rastro, entre otras pautas.

Cloro de la piscina

Cómo evitar el cabello áspero y apagado

El síntoma más llamativo y vinculado al contacto excesivo del cloro con la queratina y los ácidos grasos del cabello es la sequedad, sobre todo en aquellos que están teñidos, decolorados o lucen unas estupendas mechas. Además, si no se pone remedio, también puede tornarse quebradizo y debilitado. No obstante, el problema que más preocupa a los bañistas es que su pelo adquiera un color verdoso durante el verano, consecuencia directa de la exposición al agua de la piscina y que se acentúa con el efecto simultáneo del sol.

Asimismo, la combinación de ambos factores puede deshidratar el cuero cabelludo y provocar un desorden en la descamación celular, lo que a su vez genera caspa y la pérdida del cabello.

Ante esta situación, debes utilizar, en la medida de lo posible, un gorro de piscina varios días a la semana, así como aplicar mascarillas capilares hidratantes en la ducha. También existen protectores en forma de aceite o spray que protegen el cabello de los agentes externos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?