Cómo

¿Cómo se puede hacer jabón con aceites esenciales en casa?

Mariola Báez

Domingo 1 de diciembre de 2019

2 minutos

De lavanda, romero, rosa mosqueta, canela…

Los jabones con aceites esenciales son un excelente regalo (Creative commons)

Los aceites esenciales son compuestos naturales que se extraen de distintas partes de plantas, frutos o semillas. Hablamos de sustancias potentes, ultra concentradas, cuyo uso en la cosmética actual es habitual. Puedes hacer jabones a base de glicerina pero, otra opción es elaborarlos con aromáticos aceites. Con el aceite esencial que prefieras, por su aroma o por sus propiedades beneficiosas, tienes la opción de hacer jabones en casa y obtener excelentes resultados. No es difícil, y disfrutar de tus propios jabones o regalarlos te proporcionará numerosas satisfacciones

Ingredientes básicos

Antes de nada, has de tener claros dos conceptos importantes

  • Los aceites esenciales son sustancias que, por su alto grado de concentración de elementos químicos, siempre requieren ser utilizadas rebajadas y debidamente mezcladas. Para hacer tu jabón, necesitarás una base de otros aceites, por ejemplo, aceite de oliva, de coco, de semillas de girasol, de aguacate…
  • La mezcla que te permita dar forma a tu jabón de aceite va a requerir, como ingrediente indispensable, una determinada cantidad de sosa cáustica.
aceites esenciales (Creative commons)

Por tanto, necesitas:

  • Aceite de base (el que prefieras).
  • Sosa cáustica, en la proporción que requiera la cantidad de jabón que quieres hacer.
  • Agua.
  • Un molde de silicona que dé forma a tu jabón.
  • Los aceites esenciales que desees añadir, de los que dependerá el aroma y las propiedades del jabón, por ejemplo; hidratante, antibacteriano, relajante…

Pasos que debes seguir

En primer lugar, vas a utilizar sosa cáustica, por lo que has de hacer el jabón de aceites esenciales en un lugar ventilado y con la debida protección: guantes y gafas para tus ojos.

El su¡iguiente paso es mezclar, en un recipiente de cristal, la sosa y el agua. Vierte primero el agua, y no al revés, para evitar percances. En cuanto a las cantidades, para que te hagas una idea, puedes calcular unos 130-140 gramos de sosa por cada 350-360 gramos de agua.

Deja que esta primera disolución se vaya enfriando (¡cuidado! la temperatura llegará a los 80ºC) y mientras, mezcla los aceites base que quieras, por ejemplo de oliva y coco, aunque si prefieres hacer tu jabón solo con un aceite también puedes.

Pon el aceite base al baño maría y remuévelo bien con una espátula. Seguidamente, toca incorporar al aceite la sosa disuelta en el agua. En este proceso, intenta mantener, en ambas combinaciones, una temperatura de unos 40ºC (un termómetro de cocina puede venirte bien).

Para que tu mezcla quede más compacta, con una textura similar a la de un puré, bátela unos minutos con una batidora y, seguidamente, pásala a un recipiente plástico. Este es el momento idóneo para incorporar unas gotas del aceite esencial que prefieras y algún pigmento vegetal para jabones si quieres que el tuyo tenga un color especial.

Solo queda verter el jabón en un molde de silicona, taparlo colocando otro molde encima (del revés) y dejar que se enfríe entre 24 y 48 horas. Para poder utilizar tu jabón de aceites esenciales debes esperar un mínimo de 30 días.

0

No hay comentarios ¿Te animas?