Cómo

Cómo hacer un buen currículum vitae superados los 60

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 13 de octubre de 2019

2 minutos

Si te toca hacer (o rehacer) tu CV, sigue estos consejos para que sea tu mejor carta de presentación

Cómo hacer un buen currículum vitae superados los 60

Independientemente de la edad, tener el currículum actualizado siempre conviene, porque son muchas las funciones y actividades, remuneradas o no, a las que puedes optar aunque te hayas jubilado o estés a punto de hacerlo. En cualquier momento puede surgir una buena oportunidad que requiera que tengas un currículum que capte la atención de la persona que lo lea y se plantee entrevistarte personalmente. Ese es el objetivo.

Las claves para hacer tu mejor currículum vitae

Cualquier currículum debe tener unas características básicas, tanto en el caso de un estudiante como en el de una persona con amplia experiencia. Como señala el Servicio Público de Empleo Estatal (@empleo_SEPE), el CV es una “herramienta de venta” a la que debes sacar partido para salir airoso de cualquier proceso de selección.

El CV de cualquier aspirante a desempeñar un puesto de trabajo tiene que ser claro,conciso, seguir un orden bien definido y contar con una buena presentación. En internet, tienes multitud de modelos de posibles currículums, para que la tarea te resulte más sencilla y puedas elegir el que mejor se adapte a tu personalidad. Datos personales, información sobre estudios y habilidades y experiencia laboral son los epígrafes básicos, que tendrás que ir rellenando para que te quede lo más completo posible sin extenderte demasiado.

currículum vitae

Los errores a evitar

El currículum de una persona mayor presenta alguna dificultad añadida, sobre todo cuando llega el momento de plantearte qué incluir y qué no. Algunos consejos que pueden ayudarte a elaborar un buen currículum cumplidos los 60 son:

  • Datos personales. Lógicamente es la primera información que tendrás que facilitar, sin olvidar incluir en ella tus datos de contacto (fundamental). Recuerda que hoy en día es más importante un teléfono móvil que el fijo y la dirección de email que la de tu casa.
  • Formación. Señala únicamente lo relevante y lo que pueda resultar de interés para el puesto. Toma como punto de partida tu máximo nivel de estudios (no te remontes a tus años de EGB) y solo añade algún curso, máster o similar si tiene que ver con la futura actividad.
  • Experiencia. Tendrás que destapar el tarro de las esencias para seleccionar, de toda tu trayectoria profesional, lo que realmente pueda despertar el interés (o la curiosidad) del seleccionador. Un “truco” es autoimponerte elegir un máximo de 4 – 5 experiencias laborales, siempre dando preferencia a las más recientes. Sigue un orden cronológico y sé breve, es un currículum, no una autobiografía.
  • Habilidades. Esto es una “novedad” en los actuales currículums, que tiene su peligro. Está bien incluir idiomas, programas informáticos… pero no, contar si te gusta la natación o si te encanta leer (salvo que aspires a un puesto de socorrista o de bibliotecario).
0

No hay comentarios ¿Te animas?