Cómo

¿Quieres empezar un proyecto y necesitas financiación? Tal vez te interese el 'crowfounding'

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 18 de enero de 2020

3 minutos

Es un micromecenazgo con aportaciones de personas anónimas interesadas en nuestra propuesta

Quieres empezar un proyecto y necesitas financiación Tal vez te interese el crowfounding

La ilusión de llevar a cabo un proyecto y emprender se tenga la edad que se tenga, se ve muchas veces truncada por una cuestión: la financiera. Si carecemos de recursos económicos lo más probable es que no sea posible ponerlo en marcha. Antaño ante este panorama había unas pocas opciones si no teníamos ahorros suficientes, una de ellas era pedir un crédito bancario, y la otra solicitar ayuda a familiares o amigos. A día de hoy existen otras posibilidades de financiación, algunas de las cuales se han hecho una realidad gracias a la existencia de internet. Entre ellas, destaca el crowfounding o micromecenazgo.

Cooperación colectiva

Este método de conseguir dinero para un proyecto individual, permite obtener financiación de una comunidad de donantes interesada en el mismo. A cambio de una cantidad monetaria el participante recibe en compensación una serie de beneficios o ventajas sobre ese producto que le resulta atractivo y en el que ha decidido colaborar económicamente por razones personales. Se convierte así en un proyecto avalado por la cooperación colectiva de diversos individuos formando una red de colaboración para conseguir dinero u otros recursos con el objeto de sacar adelante una idea o proyecto.

Si hay que poner fecha a la aparición por primera vez de esta forma de financiación colectiva, podríamos remontarnos a lo que hizo en este sentido, el rock británico Marillion (@MarillionOnline), que desarrolló una campaña que le permitiera obtener recursos para financiar su gira por Estados Unidos, y lo logró. Para ello ofreció a sus fans comprar por anticipado su siguiente disco, lo que les permitió conseguir los recursos económicos suficientes ya que vendieron 12.000 discos por anticipado.

Préstamos rápidos:  así convierten a los mayores en víctimas

Los requisitos

Desde entonces este modelo ha ido evolucionando y hoy en día existe distintas plataformas de crowfounding para que los interesados en ejecutar un proyecto y no tengan recursos, intenten una vía financiera a través de este sistema. Ahora bien, para participar como proponente, es necesario cumplir unos requisitos y debe haber una coherencia en la propuesta.

Una vez hayamos elegido la plataforma, el proceso es similar en todas. Se trata de enviar de forma detallada en qué consiste nuestra idea, que puede ser no solo para poner en marcha una empresa, también para iniciativas musicales, artísticas, altruistas, emprender un taller, una escuela… Todo lo que se nos ocurra, hay muchas actividades que tienen cabida. Por un lado, se nos pedirá una descripción de lo que vamos a realizar, la cantidad que necesitamos, el tiempo que se requiere y el tipo de crowfounding, principalmente.

Este sistema incluye distintas opciones. Están las donaciones a secas, en las que no se recibe nada a cambio. Aquí tendrían cabida las iniciativas altruistas, por ejemplo. Por otro lado se encuentran las que por hacer una aportación reciben algún tipo de recompensa y que suelen ser las más habituales; o las de acciones, que son las que implican la participación activa en la idea.

Al mismo tiempo podemos optar a un modelo que consiste en un préstamo, es una financiación en masa por medio de préstamos que concede una empresa a cambio de un tipo de interés. Y, por último, está la posibilidad de los royalties, en la que se logra una parte de los beneficios aunque se trate de una cantidad simbólica.

Una vez decidida qué alternativa es la que se ajusta mejor a nuestra idea emprendedora y lo hayamos especificado en la plataforma de crowfounding escogida, los expertos de la misma deciden si es viable o no. En el caso de dar su visto bueno la colocan en su web. En ella se tiene que exponer claramente en qué consiste y lo que percibirá como contrapartida si es el caso. De igual modo, se ha de especificar el tiempo que se tiene para colaborar. Normalmente este se indica a través de un reloj que va alertando de lo que queda para formar parte del proyecto.

Durante este periodo se intenta promocionar para animar a la gente a participar. Y una vez acabado el plazo ya no es posible hacer aportaciones, pasando a evaluar la cantidad obtenida.

Se endurecen las condiciones de los créditos al consumo

Hacer comunidad

El promotor es el que tiene que tratar de hacer comunidad para atraer el mayor número de participantes, ya que la plataforma es solo una intermediaria. Es él quien debe hacer atractiva su idea y convencer a los posibles interesados de la importancia de su contribución y las ventajas que les va a reportar. La campaña de difusión y comunicación es clave y corre de su cuenta.

Si no se obtiene la inversión esperada no podrá ponerse en marcha, pero si al final es así el emprendedor ha adquirido un compromiso y deberá empezar a trabajar. Hoy en día las distintas plataformas poseen varios sistemas para controlar y evitar fraudes, impidiendo de este modo que los inversores pierdan su dinero. A las propias plataformas no les interesa que esto suceda, pues una de las esencias del crowfounding es precisamente la credibilidad y la confianza que ponen estas personas al hacer sus aportaciones.

0

No hay comentarios ¿Te animas?