Practicopedia

Consejos para poner a punto tu coche antes de la revisión de la ITV

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 16 de septiembre de 2019

2 minutos

Todos los vehículos que están en circulación están obligados a pasar esta inspección

Consejos para poner a punto tu coche antes de la revisión de la ITV

Todos los que tienen coche saben lo que es la ITV. Son las siglas por las que se conoce la inspección técnica de vehículos. Un trámite obligatorio por el que tienen que pasar todos los automóviles que están en circulación para revisar, de esta manera, que cumplen unos requisitos mínimos de garantía y seguridad

Por medio de este test práctico se comprueban aspectos como la emisión de gases nocivos, el estado del coche en general (ruedas, espejos, carrocería, lunas...) y elementos internos como la suspensión, la dirección, los frenos o si las luces funcionan correctamente, entre otros. También se revisan los datos identificativos del coche, como la matrícula o el número de bastidor.

Por ello, para pasar la ITV sin problema alguno no viene mal seguir una serie de recomendaciones, así nuestro vehículo estará a punto para ese día.

Consejos para poner a punto tu coche antes de la revisión de la ITV

Consejos para que tu coche esté perfecto

Salvo causas o problemas de fuerza mayor, puede que no nos paremos a pensar en el estado de nuestro coche hasta que no tenemos un fallo o nos toca pasar la ITV en un par de días. De ahí que sea aconsejable fijarnos en estos detalles de forma previa:

  • Comprueba que las luces funcionan correctamente y para ello puedes encenderlas y apagarlas varias veces. Fíjate, ya de paso, si este sistema de iluminación está perfectamente regulado. 
  • Pasamos a las puertas, las ventanas, el maletero y el capó. Abre y cierra cada uno de estos elementos (en el caso de las primeras desde dentro y desde fuera) y cerciórate de su buen estado.
  • ¿Hay alguna pieza defectuosa o rota? Es el momento de cambiar ese componente por uno nuevo. 
  • Revisa también el parabrisas y la matrícula. En el primer caso, observa que una pequeña piedra no haya podido causar una grieta en la luna delantera; al tiempo que te detienes en comprobar si las matrículas están bien sujetas, sin doblar y no tienen los números algo borrados.
  • ¿El nivel del aceite o del refrigerante es el adecuado? De no ser así, pondría en peligro el motor y sería considerado una falta grave por parte de los especialistas que se encargan de la inspección.
  • Por último, revisa cómo están las ruedas de tu coche. Para que sean seguras a la hora de conducir, el dibujo de las mismas no debe ser inferior a 1,6 milímetros.

Con todos estos detalles bien revisados, y salvo sorpresas de última hora, no habrá problema alguno en pasar de forma positiva la ITV.

0

No hay comentarios ¿Te animas?