Cuándo

¿Cuándo tengo que cambiar los neumáticos de mi vehículo?

Carlos Zapatero

Miércoles 13 de marzo de 2019

1 minuto

Revisa el estado de tus ruedas independientemente del kilometraje. Tu seguridad está en juego

¿Cuándo tengo que cambiar los neumáticos de mi vehículo? (Bigstock)

De ellos depende la tracción y el tiempo de frenado de nuestro vehículo. El buen estado de los neumáticos es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro vehículo, tal y como afirma la DGT. Según la ley, actualmente todos los vehículos nuevos tienen que contar con un indicador de presión que permita obtener información del estado del vehículo, lo que puede servirnos de ayuda para focalizar nuestra atención ante cualquier anomalía.

¿En qué fijarse para saber cuándo cambiar los neumáticos?

Banda de rodadura

La normativa establece que, la profundidad mínima de la banda de rodadura tiene que ser de 1.6 mm. La banda de rodadura es la que permite el correcto funcionamiento de nuestro vehículo cuando tenemos que frenar o, simplemente, circular con él. Para facilitar su seguimiento, dicha banda de rodadura cuenta con una serie de testigos que son visibles cuando alcanzan esa profundidad. En el momento en el que eéstos aparecen, es cuando tenemos que acudir de inmediato a nuestro taller de confianza.

¿Cuándo tengo que cambiar los neumáticos de mi vehículo? (big stock)

Aspecto de los neumáticos

Nuestra forma de conducir, la superficie sobre la que solemos circular, el clima y una gran cantidad de factores más hacen que sea realmente complicado establecer un kilometraje universal para todo tipo de neumáticos. Por ello, es importante que te fijes en el aspecto que transmiten tus neumáticos. Los fabricantes recomiendan que, independientemente del uso, si tras 5 años nuestros neumáticos se encuentran en, aparentemente, buen estado, es conveniente que pasen una revisión de manera anual. 

Fíjate en la presión

La presión es uno de los primeros síntomas de alerta de nuestros neumáticos. Pese a que hay que revisarla de manera habitual, el control de la presión es imprescindible para asegurarnos de su buen funcionamiento. Una presión demasiado baja puede traducirse en un reventón de una rueda, un consumo excesivo de combustible o la pérdida del control y la tracción de nuestro vehículo.

En los casos en los que, pese a hacerle una revisión periódica a nuestro vehículo, observamos como estos presentan una presión irregular, es conveniente que acudamos a realizar una revisión a nuestro taller de confianza. Pues es un anticipo de los problemas que podrían venir después.

0

No hay comentarios ¿Te animas?