Cuándo

Papel de aluminio o film transparente, ¿cuándo debemos usar cada uno?

Teresa Rey

Miércoles 4 de diciembre de 2019

2 minutos

Los dos tienen la misma finalidad, pero sus materiales son diferentes y no son aptos para todo

Papel de aluminio o film transparente, cuándo debemos usar cada uno (Bigstock)

Tanto el papel de aluminio como el film transparente están presentes en nuestra cocina. Son las dos opciones más empleadas para guardar alimentos en la nevera. Pero, ¿sabes cuál es el más indicado en cada caso? Las propiedades totalmente diferentes de los dos hacen que cada uno de ellos sea más apropiado para un tipo de productos antes que otros.

Respecto a su incidencia en la salud, según los expertos, ambos exponen sus sustancias al entrar en contacto con los alimentos, pero las autoridades sanitarias establecen controles para que se puedan destinar a tal fin, como ocurre por ejemplo con los táper.

Papel de aluminio

Las características de este papel hacen que sea apto para cubrir alimentos de una forma eficaz, ya que impiden que entre la luz al ser totalmente opaco. Los protege así del exterior, de modo que es una buena opción cuando vayamos a transportar alimentos de un sitio a otro, como por ejemplo sándwiches.

También es impermeable a los olores, gases y las bacterias. Aunque es resistente, se puede rasgar con facilidad, y esto hace que a veces resulte poco apropiado.

Es una buena opción para envolver el pescado, por el aislamiento del olor, y también se puede usar para cocinar por ser un conductor seguro del calor.

En cambio, no es recomendable para congelar alimentos pues se suele quedar pegado a los mismos. Para este fin podemos usar primero plástico y luego el papel de aluminio o las bolsas de congelación que también son una buena alternativa.

Nunca debe usarse en el microondas, ni se recomienda para envolver alimentos ácidos con tomate o escabeche, pues en estos casos sí se puede producir una contaminación del papel a la comida. Respecto a este asunto, con el resto de alimentos y según los organismos de seguridad alimentaria no se produce este riesgo.

De hecho, el papel de aluminio no es el único producto que se usa en la cocina y que entra en contacto con lo que comemos. Tenemos sartenes, cacerolas, ollas… que lo contienen. En la práctica, la migración del aluminio a los alimentos es escasa y no perjudica la salud, además hay distintas normativas que regulan estas cuestiones. Respecto a este papel, recordar que lo puedes reciclar junto a envases de plástico y latas en el contenedor amarillo.

Film transparente

El film plástico es algo más resistente, y al ser transparente nos permite ver los alimentos que almacenamos. Lo único que no protege de la luz y de los olores, al menos de la misma forma que el aluminio. Entre sus ventajas destacan que es moldeable e impermeable, y por todo ello resulta la mejor opción para envolver los alimentos que vayamos a congelar.

Se recomienda a su vez para proteger embutidos, frutas o verduras, principalmente o para tapar los envases, ya que se amolda mejor a los mismos.

Por último, recordar que no se puede emplear para cocinar, a excepción de los plásticos que sean aptos para ello y en los que se especifique. También se recicla en el contenedor amarillo. Al igual que el papel de aluminio se somete a controles de seguridad para poder emplearse con fines alimentarios.

0

No hay comentarios ¿Te animas?