Practicopedia

Qué diferencia la tristeza de la depresión

Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Lunes 5 de abril de 2021

2 minutos

Duración, falta de ganas o un desencadenante nos marcan la guía para diferenciarlos

Qué diferencia la tristeza de la depresión
Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Lunes 5 de abril de 2021

2 minutos

Es un fallo muy extendido confundir la tristeza con la depresión. A simple vista puede padecer que no hay casi diferencias entre ambos estados, ya que en los dos se da una sensación de infelicidad que puede parecer pasajera.

Para comenzar a diferenciar estos términos hay que entender que la tristeza se trata de un sentimiento que todas las personas hemos experimentado en algún momento de nuestra vida, pero que no tiene que ser por ello un problema. Y es que la tristeza, al igual que la ira, el miedo o la felicidad son emociones básicas de toda persona. Es cuando perdura en el tiempo cuando la tristeza puede convertirse en una depresión.

Distimia, la tristeza constante en las personas mayores

 

La depresión se trata de un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por un conjunto de síntomas relacionados con esta bajada de ánimos: pesimismo crónico, malestar general, falta de energía o anhedonia (pérdida de interés). Este conjunto hace que podamos definir a la depresión como un trastorno de salud mental.

Una vez dicho esto, podemos ver las principales diferencias entre ambas:

  • Concepto: La tristeza se trataría de un estado de ánimo, mientras que la depresión de un trastorno de salud mental.
  • La fuente: Cuando una persona tiene depresión, no sabe cuál es el motivo que le genera el malestar, mientras que cuando estamos tristes, lo asociamos rápidamente a un hecho concreto como por ejemplo el fallecimiento de alguien, una mala noticia, no conseguir un objetivo, etc.
  • Duración: La tristeza es pasajera, ya que se va perdiendo cuanto más alejado está el hecho que nos la ha provocado. En cambio la depresión es crónico.
  • Abulia: La abulia o falta de voluntad para hacer algo es una de las principales características de la depresión que llega a durar desde semanas a meses. Una persona depresiva tendrá una falta de iniciativa para las cosas más básicas.

¿Cuándo se trata?

Si te has dado cuenta que tiene unes un cuadro depresivo, no sabes gestionar tus emociones y sentimiento y no encuentras motivo alguno que te los genere, es momento de acudir a un psicólogo. Estos profesionales te ayudarán gracias a una terapia cognitivo-conductual y en ocasiones con la recomendación de psicofármacos.