Dónde

¿De dónde vienen expresiones como "en el quinto pino"?

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Jueves 12 de septiembre de 2019

1 minuto

También se emplean otras como "donde Cristo dio las tres voces", pero ¿cuál es su origen?

¿De dónde vienen expresiones como "en el quinto pino"?

El lenguaje nos regala expresiones que repetimos hasta la saciedad pero que en la mayoría de las ocasiones no sabemos su procedencia. Algunas de ellas nos vienen a la cabeza cuando hablamos de un lugar que está muy alejado. Es entonces cuando hablamos de que algo está “en el quinto pino” o “donde Cristo dio las tres voces”.

El quinto pino de Nuevos Ministerios

El origen de esta expresión tan popular lo encontramos en tiempos del rey Felipe V en la primera mitad del siglo XVIII, aunque probablemente sea derivada de otra referencia espacial catalana que se refería a la quinta horca.

El primero de los reyes Borbones de nuestro país tuvo la idea de embellecer los alrededores de Madrid y ordenó plantar cinco grandes pinos, los cuales se extenderían desde lo que hoy es la zona de Atocha, hasta el lugar que ocupan actualmente los Nuevos Ministerios. Sin duda se trataba de una distancia importante, especialmente para la época, cuando el último de los pinos estaba realmente alejado de la urbe.

Como no podía ser de otro modo, dichos pinos se hicieron populares entre los madrileños, quienes los utilizaban como referencias para citarse. Pues bien, el quinto pino parece ser que era el reservado para las parejas amorosas, dada su lejanía y, por lo tanto, la ausencia de miradas inquisidoras. Allí los amantes podían dar rienda suelta a sus sentimientos.

Pareja mayor enamorada.

Esa lejanía caló entre la gente y referirse a ella terminó por convertirse en un modo de referirse a algo que está muy lejos. Hoy en día todos seguimos utilizándolo, aunque haya variaciones más soeces como “en el quinto coño”, que básicamente quiere indicar lo mismo.

Y Jesucristo dijo no

Otra de las expresiones habituales para hablar de algo que está muy lejos es “Donde Cristo dio las tres voces”. Su origen, como cabe suponer, es religioso y se refiere al pasaje en el que Jesucristo niega con vehemencia tres veces al Diablo.

Todo sucede cuando se retira al desierto a hacer penitencia, alejado de todo y de todos. En ese momento el demonio se le aparece y le tienta tres veces, llevándose otras tantas negativas. Como todo sucede en un lugar muy lejano, en nuestro idioma se comenzó a emplear la expresión para referirse a un sitio que no está precisamente cerca.

0

No hay comentarios ¿Te animas?