Viajes

¿Quieres dormir en el desierto? Los mejores destinos para cumplir tu sueño

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Viernes 24 de mayo de 2019

2 minutos

Marruecos en uno de los rincones predilectos para dormir en jaima rodeado de kilómetros de arena

Los mejores destinos para dormir en el desierto

Aunque las grandes ciudades congregan a millones y millones de turistas cada año, un gran porcentaje también tiene especial predilección por la naturaleza y, más concretamente, por uno de los espacios más exóticos e inusitados: el desierto. Un paisaje fascinante y único en su especie que ocupa cerca de un cuarto de la superficie del planeta y cuya visita requiere ciertos cuidados, debido a las altas temperaturas que allí se concentran y el desamparo que supone dicha salida. Por ello, resulta fundamental escoger el destino adecuado. ¿A dónde puedes acudir para cumplir tu sueño de dormir en el desierto?

Desierto de Gobi

Uno de los más conocidos por los intrépidos viajeros y cuya principal seña de identidad es el famoso Kongoryn Els, una monumental duna que alcanza los 100 kilómetros de largo y 12 de ancho, y que reside en el interior de un prado verde, como si de un espejismo se tratara. Además de disfrutar de un hermoso atardecer, podrás conocer de primera mano cómo viven las familias nómadas de la zona, el cañón de Flaming Cliffs o el Parque Nacional de Gurvan Saikhan, rodeado de imponentes montañas, un paraíso para los amantes de la naturaleza.

Desierto del Gobi

Desierto del Sáhara

Si alguna vez viajas hasta Marruecos, no pierdas la oportunidad de dormir en el desierto del Sáhara, el más grande del mundo y el más próximo a nosotros, motivo por el que se organizan multitud de excursiones de lo más completas. Lo mejor es reservar, como mínimo, una noche para dormir en el Sáhara. El resto de días puedes dedicarlos a montar en camello, visitar el palmeral, hacer un safari muy particular o incluso un recorrido en quad por los rincones más inhóspitos.

Desierto del Sáhara

Desierto de Wadi Rum

Ahora viajamos hasta Jordania, más concretamente al Valle de la Luna o el Desierto Rojo, nombre inspirado en la arena de color rojizo que tiñe sus tierras. Se trata de uno de los paisajes lunares más increíbles del planeta, propio de una película de ciencia ficción. Hasta el mismísimo Lawrence de Arabia lo utilizó como centro de operaciones durante la Rebelión Árabe. En cambio, sus noches son silenciosas y apacibles, perfectas para pernoctar en un auténtico campamento beduino.

Desierto de Wadi Rum

Desierto de sal de Uyuni

A pesar de la creencia popular, un desierto se define por la falta de lluvia, no por la cantidad de arena que contiene. Por eso, el desierto de sal de Uyuni, en Bolivia, es uno de los que más curiosidad genera entre los turistas. Uno de los lugares más sorprendentes del planeta, con más de 10.000 kilómetros cuadrados de extensión y hogar de la reserva de litio más grande del mundo. A la hora de dormir, lo más seguro es que tengas que recurrir a algún refugio, cuyas comodidades dependerán exclusivamente del dinero que estés dispuesto a gastar.

Desierto de sal de Uyuni
0

No hay comentarios ¿Te animas?