Practicopedia

¿En qué debes fijarte al elegir el comedero adecuado para tu perro o tu gato?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 13 de julio de 2019

2 minutos

La raza, la edad, el tamaño e incluso el carácter del animal son aspectos a tener en cuenta

¿En qué debes fijarte al elegir el comedero adecuado para tu perro o tu gato?

La cuestión tiene más importancia de la que parece porque un recipiente adecuado no solo logrará que tu mascota coma más a gusto sino que podrá ayudarte a resolver algún pequeño problema. ¿Tu perro devora la comida hasta el punto de tener malas digestiones o riesgo de atragantamiento? ¿Tu cachorro vuelca el recipiente cada vez que intenta alimentarse? Tal vez un comedero distinto podría ser la solución. Como señalan los veterinarios se trata de elementos básicos pero indispensables para cualquier animal doméstico.

Hay un comedero perfecto para cada mascota

Cualquier comedero debe reunir unas condiciones mínimas que siempre conviene revisar antes de adquirirlo. Los tienes en distintos materiales: acero inoxidable, cerámica, plástico... todos válidos, pero sea cual sea el que prefieres, comprueba que en cualquier caso es resistente, seguro para el animal (sin esquinas o filos cortantes) y fácilmente lavable. La higiene de los recipientes de comida y agua de tu perro o gato es una cuestión básica para su salud. Un perro puede no beber la suficiente cantidad de agua que necesita para mantenerse hidratado, porque el bebedero está sucio (y un gato no lo haría “ni loco”).

comedero mascota

Además de las condiciones generales que debe tener cualquier comedero, cuando necesites adquirir uno, debes comprarlo atendiendo a las condiciones que tenga su mascota en ese momento, es decir, en este tema no vale pensar en un comedero grande y “crecedero” para tu cachorro porque, de momento, le resultará muy incómodo y a ti te tocará limpiar todo lo que tire una y otra vez. Según sea tu perro a gato puedes elegir:

  • Comederos en altura. Están pensados para colocarlos en una superficie elevada y tienen el borde más bajo por un lado, para que el animal acceda sin problemas a su comida. Son para mascotas grandes y de patas largas. También resultan ideales para que un perro anciano, tal vez con problemas en las articulaciones, coma con más comodidad, sin tener que agacharse.
  • Comederos bajos, anchos y planos. Son los favoritos de los gatos, que comen con delicadeza felina y es raro que lleguen a tirar algo. Las razas de perros de morro chato, también se sienten más cómodas alimentándose o bebiendo en este tipo de recipientes.
  • Comederos en forma de cono. Son los mejores si tienes un perro de orejas grandes y peludas (tipo setter o cocker) y quieres evitar que las acabe metiendo en el comedero. De este tipo, los hay también más hondos de lo normal, para que los perros de morro fino y alargado (collie, pastor alemán) se alimenten a gusto.
  • Si tu mascota come con un ansia poco saludable, existen comederos especiales que incorporan algún sistema, tipo celdillas o ranuras, para ponerle el acceso al alimento un poco más complicado y lograr que coma más despacio. También para aquellos casos en los que vas a dejarla sola un tiempo más o menos largo, los dispensadores de comida a demanda (tolva) pueden resultar muy prácticos.

Un último detalle respecto a los comederos y bebederos de los gatos. Cuando vayas a elegir uno, calcula el espacio que ocuparán los preciados bigotes del tuyo porque a los mininos, no les suele gustar que estos toquen los bordes de sus comederos. Son así.

0

No hay comentarios ¿Te animas?