Practicopedia

¿Sabías que la harina de huesos hará que tus plantas estén perfectas?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Viernes 30 de agosto de 2019

1 minuto

Este tipo de abono natural es muy rico en fósforo y será de gran ayuda en tu jardín

¿Sabías que la harina de huesos hará que tus plantas estén perfectas?

No, no vamos a elaborar un rico bizcocho por mucho que el comienzo del titular de este artículo pueda llevar a pensar en ello. Estamos en un terreno totalmente dispar, la jardinería; en la que se emplea este tipo de abono natural. Hablamos de la harina de huesos, que posee una gran cantidad de minerales que serán perfectos para usar como fertilizante para cuidar tus plantas y mejorar su crecimiento

Un complemento natural muy rico en fósforo que puede usarse antes de la siembra ya que ayuda a que las raíces cojan fuerza y se agarren bien al suelo; o bien, durante el cultivo para el mejor desarrollo de nuestras plantas y flores. Pero cuidado, ya que no puede usarse en cualquier variedad dado que no está recomendada en el cuidado de azaleas, cactus o camelias por ejemplo. 

Para el resto de plantas, este fertilizante natural puede emplearse en cualquier época del año y en la dosis más adecuada para cada tipo de floración siendo lo más normal que no sobrepase los 5-10 gramos de harina de huesos por cada litro de capacidad de nuestra maceta

¿Sabías que la harina de huesos hará que tus plantas estén perfectas?

¿Cómo hacer harina de huesos de forma casera?

Si en lugar de comprar este abono natural en un establecimiento especializado, quieres animarte a prepararlo de forma casera en tu casa, te contamos todo lo que necesitas y los pasos para hacer harina de huesos. Así, los ingredientes principales serán huesos frescos de ternera, pollo o cerdo.

Lo primero que haremos será quemar esos huesos animales para que queden calcinados (en un par de horas al fuego lo conseguirás) y se puedan moler hasta tener una consistencia de partículas más finas. Una vez se hayan enfriado, ya se puede emplear como abono natural para tus plantas.

Un fertilizante que puedes hacer también en su forma líquida. Para ello, con los huesos bien limpios de grasas los metemos en el horno para que se resequen y se puedan moler con posterioridad. A continuación, los aplastamos y trituramos hasta obtener una mezcla fina como en el caso anterior y que, posteriormente, herviremos en una olla con agua. Una vez frío este abono, estará listo para que tus plantas reciban esta cantidad de nutrientes

0

No hay comentarios ¿Te animas?