Practicopedia

Si tu nevera ya ha cumplido una década, hay razones para un cambio

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Jueves 20 de febrero de 2020

2 minutos

El frigorífico, siempre encendido, es el electrodoméstico que más energía consume de toda la casa

Es hora de renovar tu nevera

El tiempo pasa. También para los electrodomésticos que, pasados unos años, van perdiendo eficacia. Llega entonces el momento de dar paso a un nuevo aparato. Si tu nevera tiene más de 10 años quizás sea momento de no esperar más y comprar una nueva que te haga ahorrar al tiempo que enfría mejor. Aparte de esto, hay otras razones que debemos tener en cuenta si tenemos una nevera mucho más vieja y notamos ciertos síntomas:

  • Condensación excesiva que se puede apreciar en forma de gotas en las gomas de la puerta. Puede que estén ya gastadas o defectuosas. 
  • La temperatura no funciona como debería o sale un excesivo calor de la zona del motor de la nevera. 
  • Observas que los alimentos se estropean mucho más rápido que antes.

Hablamos del electrodoméstico más usado de la casa. Está encendido las 24 horas los 365 días del año, por lo que con el tiempo es necesario cambiarlo por un nuevo; sobre todo para mejorar la eficiencia energética del mismo y que cumpla mejor su función de mantener los alimentos. Y es que renovarlo siempre trae más ventajas.  

Eficiencia energética

Los frigoríficos obsoletos consumen más, cuando tienen más de 10 años hasta el doble, y eso no solo se traduce en un incremento de nuestra factura energética. Es importante elegir un modelo que sea más respetuoso con el medio ambiente y por eso cuando acudas a una tienda especializada fíjate en si lleva el indicativo A+++.

Nuevas prestaciones

Puede que tu nevera no tenga lo último en prestaciones a la hora de conservar los alimentos. Un paseo por las tiendas de electrodomésticos y te darás cuenta de la cantidad de novedades añadidas: cajones especiales para que las frutas y verduras se mantengan frescas y crujientes, sistemas de aire para que siempre circule entre los alimentos (no los coloques demasiado juntos) y dispositivos que eliminan todo rastro de olor.  

Además, olvídate de limpiar la acumulación de restos de hielo y escarcha del congelador. Las últimas innovaciones evitan que se acumulen y se encargan de esa ardua tarea. 

Por no hablar de las pantallas digitales en los frontales de estos nuevos aparatos que nos avisan, tanto visual como acústicamente, si hay una avería en nuestra nevera o si, por un descuido, nos hemos dejado la puerta de la nevera o del congelador abiertas. 

Buenos hábitos

Pero de nada sirve un frigorífico de última generación si no somos responsables con el uso que le damos. Así, en nuestra mano está colocar los alimentos de forma correcta en su interior, pensar antes de abrir la nevera 10 veces para coger un par de cosas, no guardar alimentos calientes en su interior, limpiarlo con regularidad (también el interior) y no bajar en exceso la temperatura para no gastar más (los fabricantes recomiendan una temperatura media de 5ºC en la nevera y -18ºC en la zona de congelados). 

0

No hay comentarios ¿Te animas?