Practicopedia

El mejor y el peor calzado para conducir

Rosa Roch

Foto: BigStock

Sábado 27 de marzo de 2021

5 minutos

Un calzado adecuado retarda el cansancio de los pies y permite reaccionar con mayor rapidez

A la hora de conducir elige bien el calzado
Rosa Roch

Foto: BigStock

Sábado 27 de marzo de 2021

5 minutos

Cuando vamos a una fiesta, al trabajo, quedamos con los amigos, salimos a hacer deporte o, simplemente, estamos en casa, escogemos un tipo de calzado adecuado a la situación. No obstante, no hacemos lo mismo a la hora de conducir, cuando precisamente es necesario que el pie esté bien acomodado.

A la hora de conducir elige bien el calzado

 

Cómo ha de ser el calzado para conducir

Es importante tener en cuenta que a la hora de conducir es necesario que el pie, la planta, tenga un contacto directo con los pedales y que permita la libertad de movimientos, aspectos que ayudarán en la conducción, ya sea en trayectos cortos como en los de largo recorrido. Así el calzado que elijamos deberá:

  • Sujetar bien pie: ha de ser una calzado que se agarre bien el pie, pero sin comprimirlo en exceso. El pie ha de sentirse cómodo, no ha de moverse en el interior del calzado y en ningún caso ha de resbalarse o salirse de él.
  • Ofrecer flexibilidad: el calzado acostumbra a ser rígido, con suela gruesa que nos protege de las piedras y las irregularidades del terreno, pero a la hora de conducir, el calzado que elijamos deberá ser flexible, que se adapte a la perfección a cualquier movimiento que hagamos, debe actuar como una segunda piel.
  • Facilitar la transpiración: así se evitará el recalentamiento del pie, lo mantendrá seco, evitará rozaduras molestas y dejará que el pie respire: para ello será necesario elegir un calzado y un calcetín hechos con materiales naturales que faciliten la transpiración.
  • Ser cómodo y ligero: especialmente si hay que conducir durante horas los pies han se sentirse cómodos, de lo contrario los movimientos que se realicen durante la conducción estarán forzados, lo que acabará perjudicando la musculatura, tanto del pie como de las piernas.

Calzado no recomendado

A la hora de conducir elige bien el calzado

  • Sandalias y chanclas: a pesar de lo cómodas que puedan parecer, es el peor calzado que se puede elegir a la hora de conducir, aunque sea para un trayecto corto. Incluso a la hora de caminar no se sujeta suficientemente bien al pie, por lo que a la hora de conducir es muy fácil que se resbale e incluso que pueda engancharse con el pedal.
  • Zapatos de tacón: es un calzado que no permite tener un buen punto de apoyo del pie, concretamente el talón, lo que hace que la pisada sea inestable y poco precisa. Además, cambia de manera radical el ángulo del pie respecto a los pedales lo que puede sobrecargar los músculos y aumentar la fatiga.
  • Botas de montaña: todo lo bueno que tienen para caminar por la montaña lo tienen de malo para conducir. Es un calzado pesado, grueso y poco flexible que no permite tener un buen contacto, y tacto, de los pies con los pedales. Si a esto le añadimos que suelen ser bastante grandes, incluso puede darse el caso de pisar dos pedales a las vez. Además, en casos de emergencia no permiten realizar movimientos con la suficiente rapidez.
  • Pie descalzo: Podría parecer que es la mejor manera pues se tienen contacto con los pedales y un buen punto de apoyo, pero la realidad es que si conducimos descalzos exponemos el pie a cortes y lesiones en las uñas, pues los pedales no están diseñados para que el pie descalzo quede bien acomodado.

Otro tipo de calzado como botas de agua, de seguridad, zuecos, croc, o similares también están desaconsejados por no cumplir con los requisitos.

El calzado apropiado

A la hora de conducir elige bien el calzado

 

Visto todo ello, a la hora de conducir hay que escoger un calzado que ofrezca comodidad, sujeción, transpirabilidad, agarre, ligereza y flexibilidad, por lo que las zapatillas de deporte o los mocasines serán los más indicados. Y si vas a necesitar botas de montaña, chanclas o cualquier otro calzado descrito anteriormente, será necesario tener siempre uno calzado de repuesto en el coche para cuando tengas que ponerte al volante.

Recuerda que los pies son parte importante a la hora de conducir, por lo que es fundamental utilizar el calzado adecuado para evitar que se enganche en los pedales, se resbale o cualquier otra situación que pueda representar llevarse un susto en la carretera.